11 julio 2006

Supervivientes

Tener un jardín en Mérida es poner las plantas al pie del patíbulo. Hoy he medido a la sombra, justo en la puerta de la cocina, unos licuantes 44,6 ºC. En invierno ese mismo termómetro baja a -5 ºC, nada serio realmente salvo porque una planta que quiera sobrevivir debe aguantar los dos extremos. Tras unos años de ensayo y error, he conseguido encontrar un pequeño conjunto de lo que me gusta llamar supervivientes. Seres que son capaces de mantenerse año tras año y florecer sin lamentarse. Algunos hacen cosas curiosas: la Weigela de la primera foto es un arbusto que florece en primavera, pierde las hojas con el calor en el verano y la parada vegetativa le aconseja volver a florecer en otoño. Otras, como la Clematis de la segunda foto, una trepadora, hacen lo contrario, secándose aparentemente en invierno para rebrotar en primavera con cientos de flores blancas. He puesto algunas otras supervivientes en este álbum.

Weigela (pulsar para ampliar)

Clematis (pulsar para ampliar)

4 comentarios:

Fèlix Llopart Miquel dijo...

No sabia que existian plantas que hacian la parada vegetativa en verano. Se aprenden muchas cosas en tu bloc.

Angel dijo...

Es una parada forzada por el calor. La hoja alcanza una temperatura de más de 50 ºC y se seca. Eso supone la detención de la transpiración y consecuentemente la imposibilidad de "bombear" desde las raíces. Esa parada no se produciría en condiciones más suaves porque lo normal en esta planta es que pierda las hojas en invierno.

Fèlix Llopart Miquel dijo...

O sea que no es que la planta sea así, sinó que las condiciones en las que vive no son las suyas propias y reacciona de ese modo anormal? Lo que me sorpende es que la planta sobreviva a esa parada.

Angel dijo...

Exacto, las condiciones no son óptimas y la entrada en parada vegetativa defiende a la planta ante el calor. Por el momento sobrevive bien y ya hemos tenido un par de veranos extremos.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º