06 julio 2006

¿Medicamentos homeopáticos? Por el momento, no

En su momento protesté al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica Herzog, por el tratamiento que se preveía dar a la homeopatía en la Ley del Medicamento. Mi intercambio de cartas tal vez no haya terminado pero hay una novedad importante: el Senado ha aprobado el texto casi definitivo (ahora vuelve al Congreso) del Proyecto de Ley "De garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios". Aquí está el texto completo.
Un proyecto con más de 200 enmiendas y del cual han desaparecido las referencias a los "medicamentos homeopáticos". Sí, borrados.
Se les han quedado huérfanos algunas frases en la exposición de motivos pero lo importante es que los artículos que santificaban las "cepas homeopáticas", los "nosodes" y cosas de similar pelaje, han desaparecido. Sólo aparece una referencia a los "preparados" homeopáticos (una definición bastante más ajustada) en la Disposición transitoria décima (nueva):
En desarrollo de las previsiones reglamentarias recogidas en el artículo 50.2 de esta Ley, el Gobierno procederá a la regularización de la situación registral de los expedientes de productos homeopáticos acogidos a la disposición transitoria segunda del Real Decreto 2208/1994, de 16 de noviembre, que quedará normalizada en la Agencia Española de los Medicamentos y Productos Sanitarios en el plazo máximo de cuatro años desde la entrada en vigor de esta Ley.
No es que me guste del todo este estrambote pero comparado con lo que teníamos antes me sabe a pixín regado con albariño. Y ya me gustaría saber a quién del Senado se le debe esto. Para invitarle.

14 comentarios:

manolo_elmas dijo...

Pues sí, cojones, ya iba siendo hora de que alguien se mojara de verdad. Si te encuentras a Mújica le pagas una rondita de mi parte, y si no ha sido él, pues a quien corresponda.
Saludos,

Yamato dijo...

Pues no, me temo que no ha pasado nada más que el juego de mayorías y minorías en el Senado.

En Comisión nadie puso en duda la regulación de la homeopatía, y sólo se trató en relación con las enmiendas del PNV, que pedían que también se regulasen los potingues homeopáticos con "neosodes" y la "mesoterapia", pero dichas enmiendas fueron rechazadas.

Lo que sucede es que, a la hora de proceder a la votación en pleno de los artículos, unos cuantos fueron rechazados por el voto en contra del PP y algunos grupos nacionalitas. En concreto el artículo 50 (el que trata sobre la homeopatía) fue rechazado por 113 votos a favor, 120 en contra y tres abstenciones. En cambio, la nueva Disposición Transitoria Décima fue aprobada casi por unanimidad.

Ahora el texto volverá al Congreso y sin duda allí repondrán el artículo 50 y demás, quizá con alguna modificación como la que pedía el PNV para asegurarse la mayoría suficiente. Pero lo repondrán, seguro.

Por cierto, si alguien tiene curiosidad por ver cómo fue la tramitación en el Senado, se puede consultar aquí.

El Editor dijo...

Una buena. Es algo.
Estuve consultando la legislación de mi país, Argentina, y me encontré con la ley que regula la práctica médica. Prohibe expresamente que un médico medique a un paciente con algo inocuo como si fuera eficaz. Parece escrito para las pócimas homeopáticas.

CARLOS QUINTANA
http://ar.geocities.com/adepensar
www.indigoreal.blogspot.com

Fèlix Llopart Miquel dijo...

Me gustaria hacer una defensa de la legislación de los tratamientos homeopaticos. Sí, ya sé, que la homeopatia és uno de los grandes hitos en la historia de las barbaridades humanas. Ya sé que ningún medicamento homeopatico sirve para curar nada.

Pero debemos no olvidar que un tratamiento homeopatico produce un porcentage de mejorías idéntico al del placebo, eso es, más que cero.

Es decir que alguien sugestionado para creer que su tratamiento homeopatico va a curarle es más probable que sane que alguien sin tratamiento alguno. Esto es debido a la influencia de la actitud psicológica del paciente en el desarrollo de su enfermedad (curación psicosomatica).

Que el estado autorize los tratamientos homeopaticos (un disfraz para los tratamientos con placebo) significa que el estado asume cierta imbecilidad en sus ciudadanos. Pero si eso sirve para curar psicosomaticamente a los imbeciles...

Angel dijo...

A ver Félix, el problema no está en los enfermos sino en los que venden o se lucran con los productos homeopáticos como si fueran medicinas. Una persona de la calle no tiene porqué saber de medicina, ni saber distinguir la homeopatía de una ecografía, por decir lo primero que se me ocurre. Como el enfermo no tiene esta obligación, es al Estado al que corresponde velar por que no le den (nos den) gato por liebre. Y luego hay otro problema: una persona puede necesitar con cierta urgencia un tratamiento y si pierde tiempo con productos homeopáticos, puede llegar finalmente en peores condiciones (o no llegar, si hay mala suerte).
Y si el Estado asume los productos homeopáticos como medicinas, lo que yo supongo es una absoluta desinformación de los legisladores. El enfermo siempre es inocente y el que paga las consecuencias.

Fèlix Llopart Miquel dijo...

Hombre, algo de problema si está en los enfermos, por eso son enfermos, porqué tienen un problema.

Obviamente el Estado tiene que velar para que los enfermos reciban el mejor tratamiento posible (es decir, la homeopatia mejor no).

Pero no tiene por que ser la homeopatia dar "gato por liebre". Un tratamiento homeopatico es un tratamiento homeopatico (no hay engaño en eso). El Estado tiene que ser consciente al legislar de que, de acuerdo col la cienca, la homeopatia es un tipo de placebo pero con otro nombre. Lo importante para el paciente es ese nombre y lo que él cree saber sobre su significado. Basándose en la significación (probablemente errónea) que le da a la homeopatia puede obtener resultados psicosomaticos sanadores. Si un enfermo confía en un tratamiento llamado homeopatico puede que para él ese tratamiento sirva para algo.

Y los que se lucran con eso... no sé. Espero al menos que el Estado los mantenga a raya para que no costen más dinero ni salud de la que un tratamiento psicosomatico merece.

AGRA dijo...

Pero la ventaja de los productos homeopáticos no está en que objetivamente producen un efecto placebo, sino que cuando yo voy al homeopata y este me mima, habla conmigo, "me comprende", y me convence que con esas pildoritas voy a curar en un santiamen, pues entonces es cuando aparece el efecto placebo. Es decir, que si el medico de atención primaria hace lo mismo que el homeopata y me da una pastilla de sacarina convenciendome de que me va a sanar, entonces el enfermo mejorará gracias al efecto placebo (si es que su enfermedad es susceptible de mejorar con el efecto placebo).

Lupe

Anónimo dijo...

Se puede patentar el amor como medicamento? A mi me cura mis males.

El Editor dijo...

Felix
No sé en España, pero en Argentina tu propuesta sería criminal.
Acá se prohibe expresamente lo que vos decís. El paciente tiene el derecho de saber qué tratamiento le dan y para qué sirve y qué enfermedad tiene, y el médico la obligación de decírtelo.
Lo que vos proponés es un engaño oficializado, al mismo tiempo que legitimás a los homeópatas y a su negocio fantástico: vender agua a precio de medicina.

CARLOS Q.

http://ar.geocities.com/adepensar
www.indigoreal.blogspot.com

Fèlix Llopart Miquel dijo...

el editor:

tienes toda la razón. Es que soy un fascista: engañad al pueblo, esa masa estúpida de individuos inconscientes, nosotros ya nos encargaremos de saber lo que les conviene. Ellos pueden seguir ignorando mientras no nos cuestionen.

Anónimo dijo...

imagino que todos uds han sido tratados con medicamentos homeopaticos con resultados tan perjudiciales psicosociobiologico-economicamente que origina sus comentarios de no ser asi deberian investigar un poco mas antes de lanzar juicios tan crueles y desproporcionados yo soy medico, especialista y conoci la homeopatia y med biologica por casualidad y pensaba igual que uds, hasta que la aplique a mi madre y ahora me especializo en med, biologica en una prestigiosa universidad colombiana...no olviden que la lengua es el organo mas peligroso del ser humano pero el mas util si se utiliza con prudencia.

Angel dijo...

Ya, y voy yo y me lo creo. Sal del anonimato, dime a qué llamas "medicina biológica" y dime en que prestigiosa universidad colombiana la impartes y qué publicaciones científicas certifican tus resultados y entonces, sólo entonces, empezamos a hablar. Quedo a la espera.

roshiologia dijo...

después de haber leído un poco sobre la homeopatía he llegado a la conclusión que es un fenómeno, como muchos otros, creado por la práctica de algo cuya utilidad se restringió a una epoca específica. La homeopatía no surgió como fraude, sino como un intento honesto de mejorar la medicina de finales del siglo 18. Entonces la medicina hacía más daño que curar, mataba más que curaba, y en este sentido la homeopatía se vio como una alternativa. Varios méritos se le pueden atrubuir aunque no sean del todo originales. Que la cura de los símptomas no es cura de la enfermedad. Y que muchas veces las enfermedades tienen causas "vitales" o psicológicas. La homeopatía vuelve a estar de moda, y creo que es por el escepticismo de la gente con respecto a la medicina convencional, más que por ignorancia. De todas maneras, hasta que no se aclaren muchos aspectos de los males que nos invaden, intentaremos cosas alternativas aunque no muy razonables.

Angel dijo...

Hola. No considero problema probar cosas alternativas pero siempre que no hayan sido ya desacreditadas. La homeopatía lo ha sido por lo cual que un Estado acepte llamarlo "medicamentos" no es aceptable. Es lógico que la gente pruebe todo lo que se le ponga por delante en casos de desesperación o desorientación, lo que hay que hacer es dar a conocer que el agua no debe pagarse más porque venga en frasquitos que porque salga del grifo. Saludos y bienvenido por aquí.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º