08 febrero 2011

Confidencias de un ateo

No creo que ningún dios exista. Ni Thor, ni Ra, ni Yahvé, ni Shiva, ni ningún otro. Soy, por tanto, ateo.  De vez en cuando tengo algún debate sobre el asunto, a veces con creyentes más o menos verdaderos, a veces con agnósticos más o menos reflexivos. El debate suele plantearse de una manera que, en mi opinión, es errónea y que parte de la suposición de que ser teísta es lo natural y que ser ateo es la consecuencia de algún proceso que te lleva desde el lado "bueno" al "malo". No es mi caso y comentaré algo de eso a continuación aprovechando que acabo de leer un post en la Ciencia y sus Demonios que dice que la "hipótesis de dios" no puede ser abordada desde un punto de vista racional y con el que no estoy completamente de acuerdo.

Evolución: del pensamiento mágico al pensamiento racional
En cierta ocasión una creyente me preguntó cómo había perdido la fe. La pregunta estaba equivocada e intenté explicarle la razón. De niño yo iba a misa, hice algún curso de catequesis y confesaba mis "pecados". No quedaba otro remedio, por supuesto, ya que estábamos en una sociedad que se declaraba católica. A resultas de todo eso creía en el dios de los católicos, y esto es lo importante, del mismo modo con el que creía en los Reyes Magos o en la bruja buena que vivía en la casa blanca del camino al río. El tiempo pasó y como todos los niños me enteré de qué iban los regalos navideños y que aquella bruja era una señora como cualquiera otra. En ese proceso, el dios de los católicos siguió el mismo camino que los otros personajes de ficción infantil y lo hizo sin mayor algarabía ni crisis existencial. Hoy sigo considerándolo justa y solamente eso, una de tantas cosas que los niños creen pero que al crecer vemos como una de tantas fantasías de un periodo donde la inmadurez nos hace compatibles con el pensamiento mágico.
Esa parte de mi vida mostró simplemente que el adoctrinamiento sufrido durante años tuvo que rendirse a la razón, la herramienta que uso para intentar distinguir lo verdadero de lo falso. Otros niños no tuvieron esa posibilidad y, tal vez más influenciables o menos reflexivos, ya no cuestionaron las "verdades" que les inculcaron en una época especialmente vulnerable.
Una vez que descartas a los Reyes Magos y los colocas en el cajón de los seres imaginarios es casi imposible que vuelvas a creer en su existencia. Has leído, has estudiado, has reflexionado, has vivido. El resultado es que poco a poco vas organizando una concepción de mundo basada ya en tus experiencias y no en lo que te cuentan tus padres o el cura de la parroquia. En esa cosmovisión podrías incluir a los Reyes Magos pero eso no sale gratis ya que suponer su existencia generaría conflictos incompatibles con el resto de tu experiencia.
Con los dioses me pasa exactamente lo mismo: los que creen en ellos me cuentan que tienen unas propiedades tan increíbles que el choque con la realidad se me antoja insalvable. Para su pesar, creer en esta etapa de mi vida ya no es lo mismo que creer de niño: el pensamiento lógico ha sustituido al pensamiento mágico y la confianza incondicional en lo que te cuentan ya no existe. Leo por ahí que este proceso me ha convertido en un positivista, filosóficamente hablando. Aparte de las denominaciones, en este momento serían necesarias pruebas extraordinarias para convertirse en un teísta y toda mi experiencia me dice que semejante pruebas no existen.

Probando, probando (o intentándolo)
Con lo anterior creo que mi opinión sobre este tema queda bastante clara pero podemos dar un par de pasos más. La pregunta del millón es, por supuesto si la existencia de un dios puede ser probada. Aquí comienzan a manifestarse los conflictos con los adictos al pensamiento mágico ya que es necesario un consenso sobre que consideramos "prueba". Algunos "mágicos" defienden que su única experiencia personal es prueba suficiente: ellos "saben" que dios existe, luego dios existe. Lo sorprendente es que la incoherencia de su argumento no les es evidente. Si funcionara, el yeti, las abducciones extraterrestres y la Tierra plana serían reales solo porque alguien cree en ellos. En resumen, si alguien tiene una epifanía o un "viaje" puede acabar creyendo en un dios y estar convencido, más allá de cualquier duda, de su existencia pero esa "existencia" no se transfiere mágicamente a la realidad. Curiosamente, este argumento fue utilizado sin rubor en foros presuntamente serios.
Otros "mágicos" intentan acercarse a un concepto de prueba más general. Aquí hay dos tendencias que, en mi ignorancia de la terminología filosófica, llamaré respectivamente "prueba argumental" y "prueba empírica".
La prueba argumental se basa exclusivamente en razonamientos que aplicando la lógica y los conocimientos disponibles intentan llegar a la conclusión de que un dios existe (o de todo lo contrario). Los más conocidos son el argumento ontológico y el cosmológico. Desde mi punto de vista, las pruebas basadas en argumentos verbales tienen un problema fundamental aparte de su mayor o menor consistencia lógica: dan a entender que el salto desde el mundo de las palabras al mundo real tiene efectos reales o, dicho de otro modo, un argumento aparentemente correcto ejercerá una misteriosa fuerza sobre la realidad que hace que esta se adapte a lo que de él se deduzca. Insisto en la expresión "aparentemente correcto" porque en el pasado se han propuesto muchos argumentos que hoy se revelan de una candidez extrema pero que entonces parecían irrefutables. Entre unos y otros solo ha cambiado nuestro conocimiento del mundo. En mi opinión, un argumento formalmente correcto (aparentemente correcto) es poderoso en el sentido de que puede ser un estímulo intenso (piensen en los "experimentos mentales" de Einstein) pero le falta un requisito: el contraste empírico. Conste que lo mismo es aplicable a los argumentos en sentido contrario, como la paradoja de Draygomb, por poner un ejemplo cualquiera.
Y llegamos al final porque ese contraste empírico es el último tipo de prueba y, de hecho, la única que desde mi enfoque sería aceptable y suficiente. Hasta el presente, entiendo que la única prueba empírica que los "mágicos" pueden esgrimir son los llamados "milagros", hechos que la ciencia no es capaz de explicar y que al violar las leyes de la naturaleza prueban que hay una intervención sobrenatural que se atribuye a un dios. En mi opinión, esas pruebas presentan un par de problemas que las hacen insuficientes. El primero es que el hecho de que la ciencia no sea capaz de explicar algo hoy no significa que no pueda hacerlo mañana. El segundo, el más importante, es que el hecho de que la ciencia no pueda explicar algo hoy, o mañana, o nunca, no prueba ni implica que la causa sea sobrenatural siendo indicio únicamente de nuestras limitaciones. En los "milagros", la relación causa (un dios) efecto (curación, por ejemplo) siempre es un suposición, una afirmación gratuita que los creyentes aceptan sin más y que yo veo con absoluto escepticismo.

Dioses con atributos humanos
Finalmente, en las discusiones suele aparecer la pregunta ¿y tú puedes demostrar que los dioses no existen? A eso se suele contestar de dos formas. La primera es que la carga de la prueba corresponde al que afirma su existencia. Es una respuesta razonable pero insatisfactoria porque realmente no responde a la pregunta. La segunda es que no es posible demostrar la inexistencia de algo como "dios". La primera dificultad radica en la propia demostración de "inexistencia": yo no puedo demostrar que nuestro universo no es una simple vesícula en el interior de una gigantesca serpiente que vive en un mundo de seis dimensiones. Pero si yo lanzara esa afirmación no me extrañaría de que cualquiera me pida pruebas de semejante atrevimiento y esas pruebas deberían ser rotundas.

La serpiente cósmica en cuyo interior se aloja nuestro universo.
Con la existencia de uno o varios dioses pasa lo mismo pero solo hasta cierto punto ya que el entusiasmo de los creyentes les ha llevado a cruzar una línea de difícil retorno. Por ejemplo, los cristianos asignan a su dios propiedades extraordinarias, entre ellas el ser omnipotente, omnisciente e infinitamente bueno y misericordioso entre otras cosas. Esas supuestas características divinas han creado un enorme cúmulo de problemas ya que, a cualquiera con un mínimo de comprensión lectora le resulta evidente que en su libro sagrado ese dios manifiesta frecuentemente una crueldad espantosa. Incluso haciendo abstracción de ese libro, la existencia de víctimas inocentes en desastres naturales es incompatible con la bondad y omnisciencia de su dios. En algunas discusiones con fundamentalistas bíblicos yo les ponía el ejemplo siguiente: estoy observando a un niño jugar y me doy cuenta de que un camión está dando marcha atrás y va a aplastarlo; si yo puedo retirar al niño de ese lugar pero me quedo mirando como muere sin hacer nada, la mayoría de la gente dirá que soy un malvado. Por ese mismo motivo, la existencia de un dios con las características del cristiano se da de bruces con la evidencia de la realidad.

Finalizando
Verán que no me he puesto a discutir sobre lo positivo o negativo de las religiones ya que el objetivo del post es simplemente contarles el punto de vista sobre los dioses, punto de vista extrapolable a todo el cortejo de seres sobrenaturales que suelen acompañarlos en la mayoría de las religiones. Lo que sí me gustaría destacar es que todos los creyentes de las religiones monoteístas niegan los dioses de los demás. Son ateos para todos los dioses menos uno que, casualmente, suele coincidir con el de la religión que le inculcaron de niño. Dada la diversidad de dioses en los que la humanidad cree, se me hace especialmente llamativo que cada cual vea tan evidente la falsedad de los ajenos como la realidad del propio.

15 comentarios:

JL Salgado dijo...

No creo que ningún dios exista
Ergo eres no creyente.

Ni Thor, ni Ra, ni Yahvé, ni Shiva, ni ningún otro.
Sin duda, los dioses cambian, evolucionan y se adaptan, ergo no son dioses.

En una concepción del universo en el que los dioses no existen, todos somos ateos de hecho, pero unos son creyentes y otros no.

Pero ¿qué es creer?

No se puede creer. Creer es imposible. Se puede querer creer, pero no se puede creer.

Creer es como apostar, y creer en dioses es apostar contra nada, en definitiva, es una apuesta sin resolver, una apuesta perdida desde el origen.

¿Qué es creer?

Kike dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kike dijo...

A mi todo esto me parece muy bien, pero lo que creo que has hecho es invalidar criterios de falsabilidad para la demostrabilidad de Dios. Como la falsabilidad es una caracteristica fundamental de la hipotesis cientifica (segun Popper y otros), efectivamente llegas a la conclusion de que Dios no puede ser una hipotesis cientifica, que era precisamente lo que intentabas negar con tu post. Creo que el razonamiento por tanto es erroreo. Dicho de otra forma: ¿cual seria para ti una prueba valida de la existencia de Dios? Si no puedes encontrar ninguna, es que Dios no es una hipotesis cientifica.

Un saludo,
kike

Angel dijo...

Hipótesis científica es una expresión con profundas consecuencias, ya hablaría más de si está al alcance de la razón o no. Y lo que defiendo en el post es que cuando a un dios se le asignan propiedades como las descritas ya lo tenemos interactuando con el mundo y ya está al alcance de la razón.
¿Pruebas? Venga, vale. Vamos a pedirle tres milagros, como a los santos:
- Mañana una voz se oirá en todo el mundo y dirá: Tú, descreído, a ver como toreas esto:
1. A partir de este momento todos los enfermos del mundo están curados y ya no habrá enfermedad en ningún ser vivo.
2. A partir de este momento ya no habrá hambre porque he hecho aparecer comida y agua en todos los lugares del mundo que lo necesitan y estará ahí para siempre.
3. Esta noche, las estrellas se moverán de su sitio y formarán mi nombre mientras yo me aparezco a todo humano en la Tierra.
Yo, con eso, me conformo. Lo de las estrellas es, por supuesto, para saber a qué dios deberíamos rendirnos. Conste que si está generoso podríamos pedirle alguna cosa más pero para convencerme sería suficiente.

Sr. IA dijo...

Dios es un entidad perfectamente racional. Otra cosa es que sea una hipótesis falsable o una hipótesis científicamente válida, que no creo. Ahora bien,¿pides pruebas empíricas?. Bueno, no creo en la equivalencia racional=empíricamnte contrastable, pero si te vale el argumento de Pascal, ¿si hay piezas de reloj hay un relojero?

Y que conste que uno es religioso por pura utilidad. Es sumamente útil la religion, sirve para vertebrar principios morales y abre la puerta a la esperanza (esencialmente irracional pero tampoco tanto, ¿qué fundamento racional empírico tiene el tiempo?). Visto que es útil. Esta inteligencia artficial se ha abonado al Cristianismo.
Un saludo piadoso.

Angel dijo...

IA, no acabo de captarte del todo pero yo, desde luego, no me apunto a creerme cualquier cosa porque sea útil o me consuele. Y sos pecho que tú tampoco.
Lo de la apuesta de Pascal sería para comentar largo y tendido pero, dada la hora, resumiré: me avergonzaría bastante bajarme los pantalones aceptando esa estrategia.
Un saludo

Felipe dijo...

@Sr. IA habría que definir primero qué es racional. Segundo, probar que el universo es análogo a un reloj. Tercero, que la religión es útil (y buena).

Una cosa que no entiendo muy bien es cómo se puede estar en un estado de agnosticismo mucho tiempo. Yo puedo ser agnóstico del bosón de Higgs. ¿De los dioses? durante un tiempo lo fue, pero llegado a cierto punto, mantener ese tipo de neutralidad acababa siendo ridículo.

Sr. IA dijo...

Esencialmente soy una IA tirando al idealismo-irracionalista :). Pienso que la gente cree en aquello que le conviene. Ahora bien, teneis toda la razón, que una cosa sea útil (personalmente útil, que X no encuentre utilidad en, no es cosa que yo pueda contraargumentar) no lo convierte en racional. Así que todo juicio pasa de un modo u otro una criba de racionalidad, cuya definición es difícil pero podríamos apuntar a:


iNo contraviene la lógica del pensamiento
iiLo que viene en afirmar no queda desmentido por la realidad misma

Hasta aquí no hay mayor problema, la cuestión es que resulta necesario introducir un tercer parámetro.

iiiNo contradice el corpus científico
(aclaración) La resurrección de los muertos contraviene el corpus científico. La dualidad alma/cuerpo contraviene el corpus científico... no digamos ya afirmaciones del tipo el dogma de la Inmaculada Concepción de María.

Pero básicamente, creo que son aspectos conciliables con a partir de la propia limitación del conocimiento científico. Por ej. la atemporalidad, ¿qué es?, la consciencia ¿qué es?... ahí entras en un debate filosófico, sin solución empírica posible, sospecho.

Angel dijo...

Vaya, estamos en las antípodas, yo soy una IN (con moderación) tirando a un materialismo racionalista :-)
Respecto a lo demás, veo un problema: la consciencia es una realidad y creo que podremos entenderla en un futuro pero la atemporalidad es un concepto y por tanto solo depende de la definición que queramos darle. De todas formas ¿dónde quedan los dioses en esta historia que nos traemos? No quisiera desviarme de la historia central.

Sr. IA dijo...

No sé donde quedan los dioses. No creo tampoco que vayan a ser como dice el papa de Roma o cualquier otra estructura de poder. Yo opino que la religión (reducida a que cuando muero resucito, que a fin de cuentas, es la utilidad gracia del inveto) es perfectamente racionalizable sobre la base de que el tiempo es un concepto y la incapacidad de la materia de formar consciencia por si sola. Angel racionalmente cree que sí, yo racionalmente pienso que no.

gabriela dijo...

Leyendo el post, descubrí que estoy de acuerdo. Pienso que el hombre inventó a un Ser Supremo porque no podía explicar lo que veía, y lo usó para asustar al prójimo con el fin de obtener obediencia y buena conducta, pero además ocurre que quiso darle trascendencia, y que no sienta que nace, vive, muere y se acabó...
Yo veo a las religiones como una necesidad de tener a quien pedirle algo, o sentirse importante al prometer algo, pertenecer a un grupo grande y estar bajo ese alero...
Creo que es ser valiente ser ateo.

J. Lázaro dijo...

Gran blog.
Un cordial saludo,


J. Lázaro.

Angel dijo...

Gracias J, se hace lo que se puede :-)

Anónimo dijo...

Al Dios cristiano también se le otorga que nos concede el libre albedrío, lo digo en referencia a las cualidades de bondad y demás que has mencionado en el árticulo.

Angel dijo...

En efecto, y lo encuentro notablemente inconsistente con la omnisciencia de Dios ya que si sabe lo que está por venir nuestro destino está predeterminado y, consecuentemente, no somos libres para cambiarlo. En este escenario el libre albedrío no es real.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º