12 mayo 2006

La derrota visceral del comunismo

Donde Renzo Allegri explica por fin los mecanismos que hicieron que el "corazón inmaculado" la Virgen aplastara al comunismo
No me gustan los blogs que se centran mayoritariamente en reproducir noticias ajenas. Pero hay veces que la tentación es irresistible y que te dan la entrada casi hecha. Hoy es una de esas veces y ya saben, lo resisto todo menos la tentación, dicen que dijo Oscar Wilde (se llamaba Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde, no se puede creer).
Perdón, a lo que iba, les comenté semanas atrás que recibo puntualmente noticias del Vaticano. No sé la razón pero el caso es que hoy me encuentro con un comentario interesante. Están haciendo un panegírico por entregas del papado de Wojtila y entrevistador y experto entrevistado dicen lo siguiente (las cursivas son mías):
Usted sostiene en el libro que existe una relación directa entre la petición de la Virgen María de consagrar Rusia a su Corazón Inmaculado y la caída del muro de Berlín. ¿Por qué?
(perdón por la intromisión pero hay que tener sangre fría para hacer esta pregunta a bocajarro y que no te quede lacio el bigote, y sí, ya me callo)
Dice el experto:
La conexión la sugieren los hechos y las fechas. En 1917, la Virgen había dicho que si las cosas no iban bien, vendría a pedir la consagración de Rusia. En 1919, en una aparición a sor Lucía, hizo la petición, precisando que la consagración de Rusia a su Corazón Inmaculado debía ser realizada «por la Iglesia», es decir por el Papa en unión con todos los obispos. Pero antes de que llegara la petición de la Virgen pasaron 14 años. Pío XII, la tomó personalmente en consideración y realizó dos veces la consagración, nombrando explícitamente a Rusia. Pero era una iniciativa privada y no hecha en unión con todos los obispos.
[...] Juan Pablo II afrontó este obstáculo [...]
Se celebró la ceremonia. Y, como por encanto, en apenas seis años, hubo un drástico cambio del mundo, con el fin de la guerra fría, la caída de varios regímenes comunistas, la caída del muro de Berlín, la disolución del imperio soviético y la vuelta de la libertad religiosa a Rusia y a todos los otros países del antiguo imperio comunista.
Y no sólo eso sino que hubo detalles, o signos, muy curiosos y enigmáticos.
Observando las fechas de los acontecimientos más importantes de este gran cambio, se constata que tuvieron lugar en fechas de solemnidades católicas. Por ejemplo, la Unión Soviética dejó de existir cuando los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia, al final de una reunión, anunciaron formalmente su disolución. Y esto sucedió el 8 de diciembre de 1991. El 8 de diciembre es la fiesta de la Inmaculada Concepción y resulta fácil ligarlo a la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María.
El signo definitivo que indicaba el fin y la derrota del comunismo soviético se produjo el día en que se arrió la bandera rosa que durante muchas décadas había sido enarbolada en el Kremlin y en su lugar se izó la bandera nacional rusa. Y esto sucedió el 25 de diciembre de 1991, una de las fiestas religiosas más importantes de la Iglesia católica, la Navidad de Jesús.
¿Coincidencias? Ciertamente, probablemente son sólo coincidencias. Pero también podrían ser signos.
Sí y también hay un alto riesgo de que sea una estupidez. Si descartamos la hipótesis de que el entrevistado se drogue, vemos que sus declaraciones siguen exactamente las mismas pautas que las de los psiripitifláuticos de turno.
  • aquí en vez de fantasmas convencionales hay unas apariciones no menos ectoplásmicas que el entrevistado da por obvias, aliñadas con psicofonías de las de verdad: "la Virgen había dicho...".
  • en una segunda psicofonía privada, le comunica a la niña Lucía que la cosa va fatal y que, para remediarlo, hay que consagrar Rusia a su Corazón Inmaculado (?). Eso sí, de cualquier manera no: deben estar el Papa y todos los obispos, si no, no vale.
  • Pío XII fracasa por dos veces en la invocación a los poderes celestiales: no logra el quorum y Rusia sigue ahí riéndose del exorcismo.
  • pero Wojtila era más ducho en estas mañas y en cuanto se ofició la ceremonia siguiendo estrictamente la receta, como el chiflado de "Las 7 puertas", todo funcionó y el mundo comunista se desmoronó.
  • vaya, tardó un poco, pero tampoco vamos a pedir a la divinidad que actúe instantáneamente, que eso sólo lo hace en los "hot spots" del milagro y los malos aquí estaban muy dispersos.
Y no me digan que la última frase "¿Coincidencias? Ciertamente, probablemente son sólo coincidencias. Pero también podrían ser signos" no les recuerda como cierra Iker los programas. Y luego se meten con "El Código da Vinci". Pero si a los mejores guionistas los tienen en casa.

2 comentarios:

Iván dijo...

Lo increible es que alguien sea capaz de soltar esas gilipolleces sobre la relacion de un mito como es la virgen y la caida del comunismo y quedarse tan ancho, eso si que es un signo, un signo de que estan como una cabra.

Madre mia y a tipos como este le sigue la gente en el mundo, asi nos luce el pelo.

Suetonius dijo...

¿La religión es un mito?. Necesito que alguien me demuestre que no.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º