29 mayo 2006

Parece que Freud nos sigue mirando (torcido)

¿Se acuerdan del editorial de El País aquél sobre Freud nos mira? La puse aquí junto con la respuesta de Ignacio Morgado. El dichoso editorial y la réplica generaron en los días siguientes reacciones diversas. Hoy me envían una de ellas, bastante interesante. Luego les doy fe de otra del lado opuesto.
La primera la firma Esteve Freixa y fue publicada como carta en El País hace pocos días. Esteve Freixa es catedrático de Ciencias de la Conducta y Epistemología de la Universidad de Amiens (lo he comprobado siguiendo mi particular y patológico instinto escéptico) y dice lo siguiente:
La culpa es mía, señor juez.
Llevo semanas dudando, pero, vistas las proporciones que está tomando el asunto, mi conciencia me empuja a denunciarme. En efecto, aunque a más de 1.000 km de distancia (norte de Francia), he seguido con estupefacción la polémica provocada por la respuesta del profesor Ignacio Morgado Bernal al editorial de su periódico conmemorando el 150 aniversario del nacimiento de S. Freud. Y debo confesarles que todas las acusaciones, anatemas y afirmaciones (desagradables e insultantes donde las haya) dirigidas contra el profesor Morgado constituyen una grave injusticia para este buen amigo, puesto que toda la culpa es mía. Me explico. Estaba yo pasando un par de semanas en mi Barcelona natal y aproveché para visitar a compañeros de los que los años y la distancia me habían alejado; y Ignacio fue uno de ellos. Entre las mil cosas que evocamos salió el eterno tema del psicoanálisis y su influencia respectiva en España y en Francia. Pocos días más tarde, participé en una emisión de divulgación científica en el canal “Barcelona TV” en la que se me entrevistó justamente acerca de Freud y en la que tuve la ocasión de exponer algunas de las críticas que desde hace ya un cierto tiempo son dirigidas contra el psicoanálisis y su fundador. Y después apareció el editorial de su periódico. Ignacio estaba indignado pero me comentó que ya ni siquiera pensaba replicar. Y yo, que acababa pues de “arremeter”, le contesté que era lástima dejar un tal escrito sin la respuesta que se merece, pero no pensaba llegar a convencerle. Cual no fue pues mi sorpresa al leer su escrito y la retahíla de cartas que han seguido. Y por ello me siento obligado a saltar a la arena, a menear la capa y la muleta para desviar la atención del toro que está ferozmente embistiendo al profesor Morgado cuando el instigador, el culpable, soy yo. Y para muestra, un botón.
El profesor Morgado, al tratar al psicoanálisis de “falacia”, se ha quedado corto, cortísimo. Hoy en día existen pruebas documentadas, publicadas e irrefutables que demuestran claramente que Freud mintió descaradamente, que ninguno(a) de sus pacientes mejoró nunca (al contrario); que el mismo día que pronunciaba una conferencia afirmando que Dora estaba completamente curada escribía una carta a su amigo el Dr. Fliess confesándole que estaba desesperado y que no sabía qué hacer con ella (se han encontrado, en efecto, los registros de los diferentes hospitales psiquiátricos por los que erró el resto de su vida) etc. Yo, como muchos, llevaba años criticando al psicoanálisis (por mil razones que estoy dispuesto a exponer cuando y donde sea) pero pensaba que su fundador era intelectualmente honrado y obraba convencido. Equivocado, pero de buena fe. Hoy en día, incluso esto se derrumba, lo que no implica que sus seguidores sean también unos impostores: nunca he dudado de que la inmensa mayoría de psicoanalistas creen sinceramente en lo que predican y aplican. Pero también pienso que la mayoría de curas y obispos creen sinceramente en Dios, el Cielo y la Virgen sin que por ello yo esté obligado a ser creyente. Y puesto que hablamos de religión, llamemos las cosas por su nombre (y vayan ya preparando la hoguera para quemarme): el verdadero estatus del psicoanálisis es el de una secta (o una religión, si prefieren ustedes, puesto que una religión no es más que una secta que ha triunfado). Y se lo voy a argumentar. ¿Cómo se llega a ser psicoanalista? Sencillamente, sometiéndose (con todos los sentidos de la palabra) a un psicoanálisis hasta que el psicoanalista formador considera que el novicio ha integrado suficientemente la doctrina como para poder ejercer a su vez. Este procedimiento tiene un nombre: rito de iniciación, noviciado; cooptación, en suma. Como para entrar en cualquier secta. ¿Sabe el hombre de la calle que para ser psicoanalista no es necesario ser ni psiquiatra ni siquiera psicólogo? ¿Que muchos de ellos son filósofos? ¿Que el vecino de al lado puede serlo si sigue el rito? Cierto, muchos de ellos lo son, pero cuando ejercen como psicoanalistas no aplican lo que les han enseñado en las facultades de medicina o de psicología sino lo que han aprendido tendidos en un diván. Esto es gravísimo, señoras y señores. ¿Sabe el hombre de la calle que la mayor parte de los escritos de Freud fueron encerrados por sus “herederos” (su hija Ana, la princesa Maria Bonaparte y su historiador oficial, Jones) en unos contenedores que se hallan en la Biblioteca del Congreso de los EEUU, con prohibición de ser abiertos antes de finales de siglo? ¿Qué terribles secretos han así segrestado, sustrayéndolos a la mirada de los historiadores y difundiendo en su lugar una versión expurgada, una especie de Vulgata? Seguramente algo de muy grave, capaz de dar un golpe mortal a la doctrina. ¿No les recuerda esto algo?
El psicoanálisis es a la ciencia de la conducta lo que la astrología es a la astronomía, lo que la alquimia a la química, el vitalismo a la biología, el charlatanismo a la medicina, el creacionismo al darwinismo: un oscurantismo reaccionario e inoperante. Y si sólo se tratase de una discusión metafísica, como la del sexo de los ángeles, yo le hubiese dado razón a Ignacio: no vale la pena perder el tiempo polemizando con sectarios disfrazados de humanistas. Pero detrás de lo que puede parecer una simple querella de escuelas están los pacientes, estas persones que sufren, que piden ayuda y que merecen que se les atienda como Dios manda, es decir, con todos los adelantos que, en un siglo, hemos conseguido en el campo del conocimiento del ser humano y de su conducta. ¿En qué otro ámbito celebraríamos y nos conformaríamos con conocimientos viejos de más de un siglo? El bienestar de los pacientes es demasiado importante como para dejarlo en ciertas manos.
Dixit et salvavit animam meam.
Esteve Freixa i Baqué
Catedrático de Ciencias de la Conducta y Epistemología
Universidad de Amiens (Francia)
Iba a ponerles otra carta escrita desde la acera de enfrente pero mientras releía a don Esteve he decidido que no, que propaganda del lado oscuro, la justa. El que esté interesado que le eche un vistazo al blog de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis. Apasionante.

16 comentarios:

Materia Grix dijo...

En relación al tema remito a un post de febrero en Materia Grix.
El contenido de los "enlaces" no tienen desperdicio. Toda una experiencia religiosa...

http://materia.grix.mine.nu/index.php?entry=entry060208

Jambo dijo...

¡Bien por E.Freixa!
La calidad de sus ideas y sus argumentos es a la palabrería psicoanalítica lo que Mario Bunge es a Enrique de Vicente (por ejemplo.
Un saludo,Ángel, y a seguir así.
Santiago

Joaquim dijo...

Recomendable también y evitar quedarse "tuerto"
http://www.blogelp.com/index.php/2006/05/31/rechazo_del_psicoanalisis_por_jordi_llov
En cualquier caso,saludos cordiales

Angel dijo...

Joaquim: el post que mencionas no es más de una secuencia de argumentos falaces (ad hominen, sobre todo) y juicios de valor. Es muy bonito decir que la ciencia ignora la espiritualidad pero el significado de eso como apoyo al psicoanálisis es exactamente cero. El único argumento que se hace es el siguiente: "sus detractores ni siquiera se encuentran enceguecidos por los avances de la neurociencia o de la psicobiología: se encuentran, además, sujetos a unos intereses gremiales inconfesables y a un desprestigio, muy postmoderno por cierto, de las ciencias del espíritu y de la vida intelectual tomada como un todo".
Falacia ad hominen es estado puro. ¿Su valor como argumento? Nulo.
Saludos

Arancha y César dijo...

¿Será pecado mortal psicoanalizarse?

Angel dijo...

Desconozco qué significa la expresión "pecado mortal" ¿podeis darme una definición?

Arancha y César dijo...

"El pecado es una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta; es faltar al amor verdadero para con Dios y para con el prójimo, a causa de un apego perverso a ciertos bienes. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana.
El pecado mortal destruye la caridad en el corazón del hombre por una infracción grave de la ley de Dios; aparta al hombre de Dios, que es su fin último y su bienaventuranza, prefiriendo un bien inferior. (A diferencia del pecado venial que deja subsistir la caridad, aunque la ofende y la hiere.)"
Está copiado del catecismo de la Iglesia Católica porque difícilmente se puede decir mejor.
Supongo que la pregunta es retórica y que busca una respuesta ingeniosa. Me alivia pensar que con todo el humor y el ingenio que cabía en G. K. Chesterton, al demonio se lo tomaba muy en serio. Ahora que todo el mundo se ríe del demonio, nos toca a los cristianos reírnos de todo menos del demonio.

Angel dijo...

Arancha y César:
Gracias por contestar. No, la pregunta no era retórica sino que pretendía dar a entender que hay otros marcos, otras concepciones del mundo, diferentes a la hora de abordar las cosas (y conste que no sé qué tiene que ver esto con el psicoanálisis).

Respecto a las definiciones que me dais, mucha gente tiene el mismo problema que yo para entenderlas: es atea. Dios, ni el de los cristianos ni cualquier otro de los miles que han sido adorados en la Tierra, no es un referente en nuestro comportamiento. Pero, para sorpresa de algunos, somos éticos. Es más, nuestra ética es muy sólida porque no depende del miedo al castigo ni de la expectativa del premio.

A mí me desagrada y evito la violencia, el abuso del poder, la mentira... tantas cosas en las que seguro que coincido con vosotros. En cambio, expresiones como "aparta al hombre de Dios, que es su fin último y su bienaventuranza" son incomprensibles para mí. Yo sólo necesito decir que las acciones mencionadas violentan la vida, que la evolución nos lleva hacia el conocimiento y que la destrucción (en sentido ampilo) es un retroceso. Más que suficiente para tener un comportamiento ético.
Creo que no podremos ponernos de acuerdo en esto pero sí en que lo importante es tener un comportamiento ético. El resto es sólo el marco que encuadra lo fundamental. Y también es sólo mi opinion, que soy hostil a las religiones pero no a las personas religiosas.

Por aligerar el debate: el psicoanálisis no tiene más de pecado que la estupidez que supone no donar el dinero que cuesta a una buena obra.
Saludos

Arancha y César dijo...

Estimado, paisano:
Mi pregunta inicial, ¿es pecado psicoanalizarse?, pretendía despertar en el lector una cierta disposición a cuestionar la supuesta inocencia o neutralidad moral del psicoanálisis o en este caso de la praxis psicoanalítica. Y la formulación de la misma venía dada por una cita que encontré y que había publicado recientemente en mi blog, en la cual un cardenal en los años cincuenta afirmaba la pecaminosidad de la práctica en cuestión. Estas declaraciones no representan la postura oficial de la Iglesia. Tampoco es una opinión común entre los católicos, todo lo contrario. Y tampoco yo afirmo tal cosa. Lo que me parece y por eso me interesaba lanzar esa cuestión, es que el psicoanálisis no es moralmente neutral (casi nada lo es), sino que contiene más bien cierta perversidad, que además por desgracia todos de una manera u otra hemos padecido ya que el psicoanálisis impregna una buena parte de la ideología predominante. El núcleo de esa perversidad es entender al hombre como un "dios con prótesis", un ser insatisfecho que la cultura aplasta y reprime. La cultura en general pero en particular las relaciones sociales en las que esta se sustenta, es decir, la familia. La familia es el origen, según Freud, de nuestras frustraciones más profundas, como consecuencia de las cuales somos infelices. Ataca pues a la linea de flotación de la humanidad o de la civilización, es decir, a la familia. Hace falta pues una antropología que nos "vacune" de este tipo de formulaciones nihilistas. Y en esto estaremos de acuerdo ya que valoras la vida, como has dicho, luego no compartirás las teorías nihilistas.
En cuanto a esta valoración de la vida y a la "ética sólida" de la que hablas tengo que decir lo siguiente: por un lado que no dudo de que tu práctica moral sea impecable y que verdaderamente valores la vida, lo que ocurre es que esto se podrá dar por que heredas una estructura moral construida en los últimos veinte siglos por el cristianismo. Esa ética sólida es simplemente una secularización de la moral cristiana. Porque si verdaderamente fuera una ética atea, es decir, que prescindiera de cualquier instancia trascendente, sería imposible de fundamentar, y algo sin fundamento, sin cimiento, es cualquier cosa menos algo sólido. Si bien pienso que la ética que tu mantienes no prescinde de instancias trascendentes, pues me dices:
1) que valoras la vida, y entiendo que de forma absoluta, y no como los paganos que si por ejemplo un niño venía con deficiencias físicas lo tiraban por el barranco. Esa valoración absoluta de la vida no se entiende sino le conferimos un valor trascendente. Y si no ¿por qué no sería más "ético" lo que hacían los romanos de aniquilar a sujetos humanos "defectuosos" ya que resultarían una carga para la familia y por tanto para el Estado, y no podrían aportar a la sociedad ninguna utilidad, bien o belleza?
2) También dices que "la evolución nos lleva al conocimiento", es decir que crees en el "progreso" y no como los paganos en una concepción cíclica de la historia. La idea "progresiva" de la historia es, como se sabe, de raigambre cristiana, si bien en el siglo XIX se secularizó entronizando la idea de Progreso, un progreso además acumulativo e ilimitado, cosa que después de echar una ojeada sobre los acotecimientos del s. XX resulta muy difícil de creer. El cristianismo sin embargo cree que hay un principio y un fin en la historia, y que además esta fin no será la "plenitud" de los tiempos sino más bien lo contrario. El Progreso secularizado lo que intenta es traer al este mundo el Reino de las Cielos que está en el venidero y por eso "la evolución nos lleva al conocimiento".
3)Que "la destrucción en sentido amplio es un retroceso" es muy difícil de mantener, por poner un ejemplo "grueso" no creo que la destrucción del Tercer Reich supusiera ningún retroceso en sentido amplio, es decir, solo es "retroceso" para el pueblo Alemán que tiene que re-construir el país.
En fin, lo que nos une no es que entendamos que lo importante es "un comportamiento ético" porque hay muchas éticas, y por poner otro ejemplo en sintonía con el anterior, la ética del superhombre no me parece valiosa en ningún sentido y no me uniría con el que la mantuviese otra comunión más que la de las espadas. Lo que tenemos en común en mi opinión es una tradición y una lengua, que yo abrazo en su totalidad, por decirlo de alguna manera, y tú intentas abstraer de ella los contenidos "religiosos".
Por otro lado está esa idea que compartes con Freud de que el origen de las religiones es el miedo. Bueno es una hipótesis sin fundamento y para no alargarme ya más contesto con un romance anónimo que muy hermoso que dice así:

"No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera."
Un saludo.

Angel dijo...

Hola de nuevo.
Sobre el psicoanálisis te comentaré que no tengo la preocupación moral que sí planteas. La cita del cardenal que mencionas me parece más una pataleta del niño que ve que le quitan el caramelo (léase el monopolio del pensamiento de sus feligreses). No le doy mayor importancia y si la Iglesia lo hiciera oficial caería en un ridículo monumental. Por comentar un poco este aspecto desde mi manera de ver las cosas:

>La familia es el origen, según Freud, de nuestras frustraciones más profundas
En mi opinión, Freud no es nadie que haya que tomar en serio. No voy a insistir en esto porque si leeis los post que hay sobre el psicoanálisis vereis lo que pienso yo y algunos otros y no merece la pena repetirse.
Respecto al papel de la familia, creo que es innegable que puede ser el origen de la felicidad o de la desgracia. Luego comentaré el origen de mis convicciones éticas pero baste ahora decir que el núcleo familiar nos viene dado por nuestro origen evolutivo de primates sociales. Eso no es ni bueno ni malo pero (la naturaleza no es buena/mala, no tiene sentido ético ni moral) sí deberíamos reconocer que hay entornos familiares estupendos, inocuos y desastrosos.
A la hora de descalificar a Freud yo no me aferraría a esto en concreto sino a la sinrazón de toda su teoría, a las trampas que hizo y al descrédito que entre la psicología cientifica tienen sus teorías. Que pasaría de él, vamos.

>Hace falta pues una antropología que nos "vacune" de este tipo de formulaciones nihilistas.
No hay que imponerla, sí desarrollarla y explicarla. Luego la evolución cultural seleccionará y seguirá su curso.

Respecto a la ultima parte, no podemos desarrollarla aquí, deberíamos hacerlo delante de unas cervezas y con tiempo. Sólo os comento un par de cosas porque vuestras valoraciones respecto a mi trayectoria son erróneas (y mejor que yo no lo sabe nadie):

>esto se podrá dar por que heredas una estructura moral construida en los últimos veinte siglos por el cristianismo
No, en absoluto, eso se da porque he dedicado tiempo a pensar, a leer a sabios cuyo pensamiento aprovecho en lo que estoy de acuerdo. Las ideas morales ya existían muy sólidamente en la Grecia clásica, no hace falta ir a Judea a buscarlas. Las supuestas ideas de Jesús (supuestas porque nada queda escrito por él), el "amarás a Dios sobre todo y al prójimo como a tí mismo" ya había sido propuesto por los estoicos, por Pitágoras, por Heráclito... (hablo de memoria pero no creo equivocarme en las citas) no con esas palabras exactamente pero sí en pleno sentido de lo que quieren decir. Ese pensamiento ha surgido una y otra vez a lo largo de la historia porque es, y esto es importante, "evolutivamente estable" en sentido de la sociobiología. Es una estrategia que consolida la sociedad, le da fuerza y permanencia. Las estrategias nihilistas la destruyen y consecuentemente se destruyen a sí mismas. Por eso puede haber pensadores nihilistas pero no sociedades nihilistas.
Bueno, dentro antes de la noche contestaré a tu segunda parte porque ahora tengo algunas cosas que hacer que no admiten retraso.
Saludos

Arancha y César dijo...

Antes de que contestes a la segunda parte me gustaría que me dijeras exactamente donde dice cualquier estoico, Pitágoras o Heráclito, algo así como "amarás a Dios sobre todo y al prójimo como a tí mismo", es imposible que lo digan en el mismo sentido que un cristiano ya que unos dirían en todo caso ama a los dioses, y en otro ama a la naturaleza, amor que no sería la caritas cristiana tampoco sino una especie de respeto a la justicia divina, y por otro lado amar al prójimo como a uno mismo implica amar a los enemigos y eso tampoco se ha dicho antes.
De paso corrige también la cita de memoria de tu última entrada porque el concilio de Nicea fue en el año 325 después de Cristo y eso no es hace siete siglos.
Saludos

Angel dijo...

Ahora no puedo darte las citas exactas, ya puse en el post que hablaba de memoria. También dije que las palabras no eran esas exactamente. De todas formas, lo importante no es eso sino el resto: que una conducta ética no depende de ser religioso y mucho menos de ser cristiano.
Y sí, habrán dicho "Dioses" en vez de "Dios" pero eso para mí es irrelevante, ha habido miles de dioses a lo largo de la historia del mundo y me da lo mismo unos que otros.

Nota: sé que Nicea fue en el 325, lo de siete en vez de diecisiete es un error que creo no invalida el texto.

Angel dijo...

La segunda parte:

>Porque si verdaderamente fuera una ética atea, es decir, que prescindiera de cualquier instancia trascendente, sería imposible de fundamentar...

Resumirlo esto en un comentario es imposible pero hay un par de bases simples. La primera es que no necesito fundamentar nada: me desagrada la violencia y me agrada la belleza y el avance del conocimiento (por eso me dedico a la ciencia, por ejemplo).
Considero que la ética es una consecuencia de nuestra vida social y tiene bases biológicas, no divinas. La ética es beneficiosa para que las sociedades perduren (ver lo que dije sobre el nihilismo) y evoluciona con ellas a lo largo de la historia.
Las bases biológicas del comportamiento ético obligan, por tanto, a que una mayoría de cuidadanos tengan ese comportamiento. Si se pasa a lo contrario la sociedad en cuestión se autodestruye.
Pero, incluso si lo anterior fuera falso, mi comportamiento ético se debe a que me apetece dejar algo positivo a la comunidad humana para el futuro. Como pienso que no hay vida más allá de la muerte (una putada, desde luego) me apetece dejar una herencia positiva. Antes esa herencia eran los hijos, ahora puede ser también herencia cultural.
Es decir, creo que debo ayudar a construir un mundo mejor. O más exactamemte, me apetece hacerlo. Punto. Sin castigos ni premios más allá del sentirme bien hoy.

>es decir que crees en el "progreso"
Sí, creo que podemos progresar pero eso tiene un fundamento natural (deberíamos definir progreso pero bueno...). Que me dices que en el cristianismo se piensa lo mismo, pues estupendo, pero eso no significa que coincidamos en las trayectorias (es imposible, entre otras cosas porque soy ateo). Lo que me cuentas del advenimiento del Reino de los Cielos, por ejemplo, me resulta ajeno y tan poco creíble como cualquier otra mitología. No lo tomes como falta de respeto, es que no soy de ese gremio.

>que valoras la vida, y entiendo que de forma absoluta...
Valoro la vida porque respeto la complejidad a la que nos ha llevado la evolución. Y en efecto, yo, en principio, no mataría a nadie pero si tuviera que defenderme o defender a mi familia matando a alguien no tendría ningún remordimiento ni conflicto ético.

>por qué no sería más "ético" lo que hacían los romanos de aniquilar a sujetos humanos "defectuosos"
Eso no es ni más ni menos ético que otra cosa. La ética es fruto de cada sociedad y de sus circunstancias. El suicidio de los viejos en el Japón medieval hambriento que refleja la película "La balada de Narayama" era duro pero, según ellos, necesario para la comunidad. La eugenesia de Esparta la vemos ahora terrible pero en su momento era la forma de que su sociedad sobreviviera. Hoy parecemos virtuosos a su lado pero permitimos los niños soldado y las guerras siguen alentadas por ciudadanos que se dicen religiosos (Bush menciona a Dios en todas sus intervenciones). Espero que dentro de un par de milenios esto horrorizará a nuestros descendientes lo mismo que hoy nos horroriza Esparta.

>"la destrucción en sentido amplio es un retroceso" es muy difícil de mantener,
Me refiero a la destrucción de la complejidad, del pensamiento (lo más complejo que se ha producido sobre la Tierra por el momento). La destrucción/construcción de sociedades es inevitable por el momento (ya veremos en el futuro) y, dentro de nuestra mínima historia sobre la Tierra, son anécdotas.

>y tú intentas abstraer de ella los contenidos "religiosos
En mi historia personal han pesado mucho más otras circusntancias que las religiosas, que he descartado sin resentimiento acritud pero con rotundidad. Las considero no creíbles. El que exista un Dios (el vuestro, por ejemplo) está tan fuera de mis preocupaciones y creencias como Baal o Shiva.
Lo siento, pero es que los ateos existen, no sé si muchos o pocos (tampoco me importa). Mis preocupaciones son vivir con una felicidad razonable el tiempo que me quede, de paso no hacer daño y dejar para el futuro algo de conocimiento nuevo en mi área de competencia (biología).

Para finalizar: me he dejado cosas por comentar (vosotros también) pero es que este método es muy poco eficaz para una tertulia. Si pasais por Mérida será un placer la discusión en directo.
Saludos.

Lucía dijo...

Qué pena que se siga sin haber entendido la práctica psicoanalítica y se crea cualquier cosa que aparezca por ahí. Para ser psicoanalista, hay que ser , o médico o psicólogo, y aparte de tener estas carreras, hay que hacer varios años de estudios especializados. Se recomienda hacer una terapia previa, pero eso también deberían ponerlo obligatorio, porque conozco muchos psicólogos que estan peor que la gente a la que tratan. No puede ser cualquiera un psicoanalista. Se les critica tanto porque no hay mucha gente capaz de serlo por ser demasiado complicado. Pero siguen insultándolo, y los psicoanalistas intentan no hacer caso. Hasta que esta gente cae por el peso de las barbaridades que dicen, claro. Lo dicho, es demasiado complicada para que la gente que escribe estas cosas la comprenda en su totalidad. Hay que estar casi una vida entera estudiándola para serlo. Imagino que no serás psicoanalista por lo que he podido leer que crees que es esta práctica. Todo el mundo debería antes de hablar de algo, estudiarlo a fondo. Sinceramente, me sigue dando mucha pena que la gente no pueda comprender todo esto. Pero a todo el mundo le gusta hablar sin tener idea. Es lo que hay. Una pena

Anónimo dijo...

Muchos son los motivos por los que el psicoanálisis suele ser desprestigiado. Lo cierto es que resulta bastante sencillo opinar sobre lo que desconocemos. Es, o no, preocupante que opiniones procedentes de personas con profundo conocimiento de una materia puedan ser aparentemente debatidas por opiniones procedentes de personas sin el mínimo conocimiento de la misma.
Pienso que la mayoría de detractores de la teoría psicoanalítica lo son únicamente por la ilusión que se deriva de pretender estar a la altura de unos conocimientos de los que no se dispone por el sólo hecho de introducirse y posicionarse en un debate del que no se es inquilino.
Únicamente las personas que dispongan de sólidos conocimientos sobre la materia, y no tan sólo de frases sacadas de contexto que les procuren la ilusión de conocer una materia que desconocen por completo, están llamadas a aportar algo digno de interés.

DR. FREUD dijo...

Le seguiré observando muy cerquita, y torcido.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º