18 abril 2006

SOHO, una visión alternativa

Imágenes tan reales como otras aunque no podamos verlas
Estos días estuve en Oviedo y visité una pequeña exposición sobre energía. Aunque probablemente no era lo más llamativo, en una de las salas había una pantalla que mostraba el Sol. Las imágenes son suficientes para dejar claro que no hacen falta fenómenos más extraordinarios que los normales para maravillarse.
La misión funciona desde 1995 y se llama SOHO, acrónimo de Solar and Heliospheric Observatory, un proyecto de la NASA y de la Agencia Espacial Europea cuyos objetivos genéricos son estudiar la estructura interna del Sol y el viento solar. La órbita de SOHO ha sido calculada de forma que, aprovechando la fuerza gravitatoria combinada de la Tierra y el Sol, se mantenga siempre en línea entre los dos a unos 1.5 millones de km de nosotros. SOHO hace patente que nuestros sentidos sólo nos permiten abarcar una mínima parte de la realidad, apenas vemos entre los 380-780 nm de un espectro electromagnético mucho más amplio. En esa pequeñísima ventana percibimos las sensaciones del espectro de color completo. Las imágenes siguientes son sólo dos de las visiones alternativas que nos perdemos.


Esta imagen del Sol es una composición en falso color formada a partir de la radiación emitida en tres longitudes de onda (17.1 , 19.5 y 28.4 nm, en el ultravioleta extremo) asignadas respectivamente a los colores rojo, verde y azul.




Y aquí el Sol visto a través del EIT (Extreme Ultraviolet Imaging Telescope) que nos muestra un poco más de lo que hay tras esa aparente brillante homogeneidad.

3 comentarios:

Santi dijo...

¡¡MAGNÍFICO!!

Alulim dijo...

Son las imágenes más bellas que jamás he visto.

Qué poco somos. Si de verdad nos hicieron a imagen y semejanza, nos podían haber puesto los ojos de las cigüeñas al menos.

Angel dijo...

Nuestros ojos mamíferos no dan más de sí, y hay que felicitarse por poder discriminar las longitudes de onda y sentir el color. Las abejas no sólo entran un poco en el ultravioleta sino que discriminan la polarización de la luz. Hay un murciélago (Glossophaga) que ve UV pero no el resto de colores, pero luego parece ser que muchos peces y aves poseen conos con un máximo de excitación en el UV y sin perder el resto de nuestro espectro. Una suerte.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º