28 octubre 2008

Sin dormir

En un episodio de Expediente X aparecían personas que habían sido sometidas a un experimento para erradicar el sueño. Lo habían conseguido pero con consecuencias devastadoras para el individuo. Estos días leí apropiadamente -ya avanzada la noche- algunos hechos, hallazgos e hipótesis sobre ese estado que ocupa más o menos un tercio de nuestra vida. Algunas son conocidas pero las pondré igual para dar contexto a las otras.

En una noche nuestro sueño pasa por fases alternantes de dos tipos diferentes: sueño REM (rapid eye movement) y sueño no REM (NREM) en ciclos de duración entre 90 y 120 minutos. En una noche solemos pasar por cuatro o cinco ciclos. La fase NREM se suele dividir en 4 etapas y la llamada SWS (slow-vawe sleep) incluye las dos últimas de sueño profundo.

La fase REM aparece al cabo de una hora o dos de sueño y se caracteriza por una actividad cerebral relativamente intensa.

La privación del sueño tiene graves efectos sobre la salud y estabilidad psicológica de la persona, motivo por el cual sigue siendo usada como método de tortura.

El más largo periodo sin dormir que se ha comprobado fehacientemente es de 264 horas (11 días). Fue el caso de Randy Gardner que con 17 años se sometió al experimento en 1965 sin usar fármacos. No tuvo secuelas aunque sí serios problemas durante la prueba, incluyendo lapsus de memoria, fallos de lenguaje, alucinaciones y paranoia (ver aquí).

Como siempre, hay quien ha experimentado más allá de lo prudente, aunque sea con ratas. Allan Rechtschaffen en la Universidad de Chicago mantuvo a ratas privadas de sueño. Los resultados fueron trastornos metabólicos, fallos en la regulación de la temperatura corporal y lesiones cutáneas. Tras dos semanas, las ratas murieron.

Otros comprobaron que la privación sólo de la fase REM del sueño también es mortal en ratas al cabo de cinco o seis semanas.

Se ha comprobado que la muerte por privación total de sueño se produce en muchos casos por septicemias. Algunos autores plantean que al cabo de dos o tres semanas se producen alteraciones en el sistema inmune que permiten infecciones generalizadas y mortales (discusión aquí).

Actualmente se piensa que dormir es necesario para reprocesar información visual y consolidar la memoria reciente pero, por lo poco que he leído, nada está definitivamente demostrado ni consolidado.

La mosca de la fruta duerme y se ha identificado un gen bautizado, previsiblemente, sleepless, que es necesario para el sueño en esa lejana pariente. Este gen codifica una proteína de nombre impronunciable cuya pérdida ocasiona una drástica reducción del sueño (mayor del 80%).

Estos modelos "simples" de nuestro sueño no son, sin embargo, fiables ya que el sueño en ambos casos parece muy diferente: sólo las aves y los mamíferos tienen las fases REM y SWS en su sueño. El resto de animales, incluyendo otros vertebrados, carecen de ellas.

Se ha propuesto que las fases REM y SWS son respuesta a las grandes necesidades de procesamiento de información espacial y visual, memoria y aprendizaje de los cerebros más complejos. Durante esas fases del sueño el cerebro procesaría la información del periodo de vigilia y se prepararía para abordar otro nuevo y complejo día de sensaciones. Otros animales con menos "entrada" de estímulos e información no necesitarían estas fases específicas y tendrían un sueño cualitativamente diferente.


Descanso en la construcción del GE Building en Nueva York. Foto de Charles C. Ebbets, 1932)

Ni siquiera el sueño sin fases REM ni SWS es algo universal. Incluso entre los vertebrados los hay que no duermen nunca. Entre ellos están algunos ejemplos más bien exóticos como los peces ciegos habitantes de las cuevas. En este caso, la ausencia de información visual haría innecesarios esos periodos de procesamiento.

Otros casos son mucho más comunes: peces que viven en cardúmenes y que están en movimiento continuo y coordinado. Se ha planteado que la ausencia de sueño en estos casos se debe a que este tipo de comportamiento reduce drásticamente las necesidades de procesamiento visual y, en general, sensorial. Por un lado, el comportamiento común en movimientos puede estar casi automatizado, sin intervención de procesos de decisión más complejos. Por otro, el entorno de aguas pelágicas es muy homogéneo y sin elementos diferenciados (no sería así en un arrecife, por ejemplo) por lo que los individuos apenas necesitan memoria ni procesamiento de información de su entorno.

Los trastornos del sueño son comunes. El caso extremo lo constituye el llamado insomnio familiar fatal, una enfermedad provocada por priones (1 y 2) que provoca un insomnio progresivo e intratable. La ausencia de sueño acaba por provocar la muerte previos síntomas similares a los de Randy Gardner: ataxia, hipertermia, alucinaciones...

Son las seis de la mañana y llevo tres días durmiendo mal, algo inusual en mí ¿qué mejor tema para estas horas de escasa concentración y cansancio?

6 comentarios:

La mujer Quijote dijo...

Hace unos años se hizo un estudio, no tengo la referencia porque hablo de memoria, sobre los ciclos de sueño de un navegante francés que iba a participar en la vuelta al mundo a vela en solitario y sin escalas. La conclusión que obtuvieron es que esa persona sólo necesitaba dormir veinte minutos cada dos-tres horas para encontrarse en perfectas condiciones de manejar el barco. Me cansa sólo pensar en esa forma de dormir.

Alfredo Oliva dijo...

Creo que la fase REM se caracteriza, además de por una intensa actividad cerebral, por una pérdida de tono muscular. De ahí se puede deducir que esa fase debe haber aparecido recientemente en la evolución de nuestra especie, ya que la pérdida de tono mientras se duerme en un árbol se me antoja poco segura para la integridad del durmiente. El patrón actual de sueño humano debe requerir un entorno seguro y libre de predadores.

Un saludo

Alfredo Oliva dijo...

Angel, lo del entorno libre de predadores no iba con segundas.

Relájate y procura dormir.

Un saludo

Angel dijo...

Por suerte los predadores ya no me quitan el sueño, tal vez cosa de irse acorazando :-)

Anónimo dijo...

Si la ausencia de información visual hace innecesarios las fases REM y SWS, ¿que necesidad tiene de ellas un invidente? ¿Tiene una persona ciega necesidad de estas fases para procesar una información de la que no dispone ni obtiene?

Angel dijo...

Si la estructura del sueño está determinada genéticamente, y todo indica que es así ya que la comparten todos los mamíferos y aves, se manifestará en todos los individuos, sean ciegos o no. Desconozco si los ciegos de nacimientos duermen menos o manifiestan fases diferntes en duración, pero sí está documentado que los problemas asociados al sueño son bastante más frecuentes en ellos debido a la descoordinación con los ritmos dia/noche.

Lo que comenta Alfredo sobre la reciente adquisición de esas fases creo que la realidad no apoya la idea ya que todos los mamíferos, sean predadores, sean presas, poseen la fase REM. De todas formas, reconozco que los argumentos adaptativos no me gustan demasiado. Pueden explicarlo todo (una cosa y la contraria) ya que siempre se encuentran argumentos aparentemente válidos.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º