19 octubre 2008

Exagera que algo queda

La contaminación ambiental es la causa de la mala calidad del semen de los jóvenes españoles dicen aquí y aquí entre otros muchos sitios. Eso han dicho los autores y hay gente que se lo ha creído.

Bueno, pues como en el post anterior: no se lo crean, este estudio no presenta la más mínima evidencia que apoye esa afirmación. Como suelo hacer aquí, repasemos:

A ver, escriba cien veces: "correlación no es causalidad y si la correlación es imaginaria aún menos".

Hace un mes saltó a la fama un trabajo donde se concluía que la contaminación ambiental dañaba el semen de los españoles. El artículo original fue publicado en Andrologia, una revista alemana:

López-Teijo, M., Elbaile, M., Alvarez, J. G., 2008, Geographical differences in semen quality in a population of young healthy volunteers from the different regions of Spain, Andrologia, 40: 318-328.

El artículo final no es accesible salvo suscripción a la revista o que lo pidas a algún amigo (que es lo que he hecho yo) pero aquí hay un borrador casi idéntico al artículo final. El trabajo se hizo con un total de 1239 voluntarios para los cuales se ha analizado el volumen del semen, la concentración de espermatozoides y su movilidad. Los individuos se han agrupado por regiones administrativas y los resultados son:

  • no hay diferencias en el volumen o la movilidad.
  • hay diferencias en el grado de oligospermia (bajo número de espermatozoides).
  • la prevalencia de oligospermia es mayor en Valencia (22.7%), Barcelona (22.7%) y País Vasco (18.7%).
  • es menor en Galicia (8.5%) y Andalucía (13.7%).

Observen que sólo hay 5 grupos que se comparen entre sí aunque a veces introducen también a Madrid. Los autores afirman que, dado que Valencia, Barcelona y País Vasco son las regiones con mayor grado de industrialización en los últimos 50 años y que Galicia y Andalucía son las menos industrializadas en ese periodo:

These results support the hypothesis that exposure to environmental toxicants may affect the process of spermatogenesis leading to meiotic alterations, maturational arrest
and oligospermia.

Estos resultados apoyan la hipótesis de que la exposición a tóxicos ambientales puede afectar los procesos de espermatogénesis...

Los autores insisten que que esas condiciones habrían condicionado la calidad del esperma desde el periodo de gestación, no las de años posteriores.

En mi opinión, esos resultados no aportan nada a esa discusión y plantear la causalidad contaminación-oligospermia es una elucubración ("imaginar sin mucho fundamento" según el DRAE).

Por un lado tenemos los clásicos y parece que omnipresentes problemas de muestreo: las muestras están formadas por voluntarios que fueron reclutados mediante dos mecanismos diferentes: a través de una página web (548 de 42 provincias distintas que acudieron a 61 centros diferentes) y entre donantes de semen (691 de 10 centros diferentes). Estos procedimientos no garantizan la aleatoriedad del muestreo, que deberían ser planificado cuidadosamente no sólo para lo evidente (que sea representativo) sino también para controlar los posibles efectos de variables ambientales. Es molesto y difícil, ya lo sé, pero debe ser así.

De todas formas, el mayor problema es el ya mencionado de la causalidad. El estudio no llega a conclusiones muy novedosas ya que, por lo visto, lo del descenso en la calidad del semen ya era conocido. Pero al introducir la contaminación como causa se consigue el necesario impacto mediático.

¿En qué datos se basa esa presunta causalidad? Pues en ninguno. Lo explican así en el artículo:

Un hallazgo inesperado ha sido las diferencias significativas en la tasa de oligospermia en las regiones autónomas de Galicia, Asturias, Andalucía, Madrid, Cataluña, Valencia y Pais Vasco [...] La mayor tasa de oligospermia se encontró en las regiones con el mayor grado de industrialización en los últimos 50 años. Aunque Galicia, Asturias, Madrid y Andalucía han visto incrementado su grado de industrialización, esto ha ocurrido en años más recientes.

Bueno, creo que esto no se sostiene. Por un lado, ya he comentado en este blog que la correlación, caso de existir, no implica causalidad y que tomarla como tal es un error mayúsculo. Por otro lado hay más inconsistencias. Por ejemplo ¿a qué vienen esos 50 años? Los autores dicen que el factor determinante de la oligospermia es la contaminación en el periodo de embarazo de la madre. Dado que los voluntarios tienen entre 18 y 30 años no habría que ir más atrás de esos 30 años como máximo. Visto esto, el argumento de la "reciente industrialización" se diluye.

Aparte de esto, la afirmación sobre Asturias es incorrecta ya que se industrializó muy intensamente ya en la década de los 60. Del resto no tengo datos pero sospecho que Madrid se uniría al grupo "mal diagnosticado".

Otro problema es que las comunidades autónomas son agrupaciones arbitrarias. Hubiera sido más lógico determinar la zona de nacimiento (no de residencia) y asignar un índice de industrialización en ellas en el año de nacimiento de cada sujeto que, recordemos, tienen edades entre 18 y 30 años. Ninguna región es homogénea en cuanto al grado de industrialización y no pueden meterse en el mismo saco Vigo y la zona rural de Lugo, o las zonas industriales de Barcelona y las comarcas pirenaicas, o Huelva y la sierra de Sevilla.

"Creemos que no es una coincidencia que la calidad del semen sea peor en estas tres comunidades, ya que son zonas donde la industria y los niveles de contaminación han crecido mucho en los últimos 50 años", afirma Manel Elbaile, autor de la investigación.

Querido Manel, no se trata de creer o no creer, ese es el problema. Se ha planteado, como mucho, una correlación con 5 o 6 pares de datos. De esos datos sólo se aportan los correspondientes a una variable (tasa de oligospermia) y los otros (contaminantes) se dejan al albur de la memoria colectiva. No sólo eso sino que de una presunta y no demostrada correlación se supone además una causalidad que se lanza alegremente a los periódicos. Un salto mortal sin red donde un científico acaba siempre estampado en el suelo. Y es una pena porque el problema es importante y merece ser tratado con rigor.

9 comentarios:

Alberto dijo...

> "...el problema es importante y
> merece ser tratado con rigor."

Cuando alguien lo trate como merece, el asunto será "aburrido", sin "gancho", y nadie, salvo un puñado de científicos (estos sí "de verdad") le hará maldito caso; desde luego, no los periodistas que han difundido profusamente "el estudio" (¡joé, cuánta comilla!). Se agradece tu esfuerzo, Ángel.

Saludos,

A. Gómez.

eulez dijo...

Buf, estás hecho todo un referee de esos puñeteros. Espero que nunca te manden alguna cosa que haya escrito yo... ;)

Richal dijo...

Ya puestos, a mí se me ocurre otra posible causa, sin meter a la contaminación de por medio: La temperatura escrotal.

Todos sabemos que los testículos se encuentran separados del vientre para mantener una temperatura algo más fresca que los 37º del cuerpo, ya que a esa temperatura los espermatozoides mueren (creo recordar). Por lo tanto, puestos a especular, puede ser que los hábitos sedentarios de los sujetos examinados (pasarse el día sentado, vamos) influya en la temperatura escrotal y consiguientemente en la "calidad" del semen.

Precisamente en las comunidades autónomas donde hay mayor grado de oligospermia también hay un importante desarrollo del sector servicios, que es donde más habitual es eso de permanecer sentado todo el día.

Mi especulación es completamente arbitraria también, pero se podría comprobar si en el estudio se hubieran incluido datos de la profesión o el grado de sedentarismo de los individuos. Sólo he ojeado el artículo pero me parece que no aparecen esos datos.

Angel dijo...

En esa línea recuerdo que hace tiempo se hablaba de usar pantalones vaqueros, por aquello de llevarlos ajustados.

Alfredo dijo...

Angel, buen análisis del estudio. No obstante, le he echado un vistazo al paper,(no lo he leído con detenimiento)y parece que lo único que presentan en los resultados es la comparación entre los índices de calidad del semen en varias regiones españolas, y punto. Luego, en la discusión, elucubran acerca de las posibles causas de esas diferencias. Hasta donde yo sé, se trata de una reflexión o especulación hipotética acerca de las posibles causas de las diferencias encontradas, por lo tanto no parece que el artículo afirme que hay una relación de causalidad entre industrialización y calidad del semen. Los autores han tratado de "vender" como interesante un artículo perfectamente prescindible, introduciendo esas especulaciones más que arriesgadas, y los periodistas han entrado al trapo.

Teniendo en cuenta que cuando nos rascamos la piel se produce un enrojecimiento y un aumento de temperatura de la zona frotada, podríamos especular que el aumento del sector servicios y de funcionarios, lleva asociado un incremento del gesto de rascarse la zona escrotal, con el consiguiente aumento de la temperatura, y de ahí la mala calidad del semen.

Angel dijo...

Sí, en el artículo no han llegado tan lejos como en los periódicos, que es con lo que quiero meterme (porque es lo que la sociedad ve como resultado de la "venta del producto". De todas formas, reconozco que tampoco llevo muy bien esa parte de elucubración que frecuentemente se incluye en los artículos y que no está apoyada por los resultados. Saludos.

orges dijo...

¡¡¡Plas, plas, plas,plas, plas!!

Pues así hay cien mil. Es verdad que parte de la culpa del bombo que se le ha dado al estudio es de los periodistas, pero eso no exime a los autores de su responsabilidad. Se les ha visto en entrevistas personales magnificando ese aspecto y afirmándolo con rotundidad (lo del efecto de la contaminación). Y es que la puta tentación de tener un minutillo de fama nos hace cometer estupideces (bueno, y la ignorancia también). LLega el periodistilla de turno, le cuentas el trabajo entero, y el te dice,"sí, pero usted haga hincapié en lo de la contaminación" y tú allá que vas a que tus familiares se pavoneen ante los vecinos por verte en el telediario (porque lo de publicar en Andrologia para tu suegra o tu sobrino no tienen valor ninguno).

En fin.

José Guerrero dijo...

Si de especulación se trata también se podría relacionar con la dieta, el hábito de fumar, consumo de alcohol y drogas recreativas o cierto tipo de medicamentos. Con relación a éste tema (incidencia sobre la fertilidad masculina) también se ha dicho algo con respecto al uso de las laptops (generan gran cantidad de calor) sobre las piernas y a la conducción de bicicletas y al spinning; relacionados con los hábitos citadinos.

Angel dijo...

En efecto, el problema es siempre el mismo: ¿hay evidencia conseguida correctamente o sólo son ocurrencias basadas en correlaciones? O a veces ni eso. Saludos.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º