31 diciembre 2007

El nacimiento de un alfabeto

Para fin de año un post de digestión lenta

Nota: no todos verán las letras y sílabas del idioma en cuestión. Yo los veo sin problemas pero ya me han avisado que otros no. El hangul tiene códigos asignados para su visualización en páginas web pero desconozco cómo cargarlos. Si no ven los ejemplos que les pongo aquí visiten los dos enlaces del final del post.

Las escrituras legítimamente originales parecen ser sólo dos: la cuneiforme sumeria y la mesoamericana, probablemente surgida en el sur del actual México. Podrían serlo también la china (probable) y la egipcia (menos probable) pero todas las demás han sido evoluciones, préstamos o imitaciones de las anteriores. Esto es, a la larga, una circunstancia afortunada porque permitió el desciframiento, por comparación, de algunas que se perdieron hace tiempo (véase el post 1953, una aventura intelectual, sobre el desciframiento de la Lineal B).

Las escrituras evolucionan en el tiempo y componen códigos más o menos flexibles, más o menos ambiguos, más o menos complejos. Algunas son logográficas, otras silábicas, otras alfabéticas, muchas son mezcla de las anteriores. No hay escritura perfecta desde el punto de vista de la eficacia porque son el resultado de una larga y azarosa evolución en la que no existe eso de la "selección natural".

Pero hay un caso excepcional que quiero traerles aquí en este fin de año. Se trata de una escritura creada artificialmente con el objetivo de dotar a una lengua preexistente de ese recurso imprescindible para que la experiencia perdure y se transmita a lo largo de las generaciones.

Este caso se remonta al siglo XV y se llama hangul. Es el alfabeto coreano, formado esencialmente por 10 vocales y 14 consonantes. La propiedad más notable del hangul es que fue creado ex novo bajo el reinado y mecenazgo del rey Sejong y fue declarado oficial en Corea en 1446. El significado que atribuyen a su nombre original deja claras las intenciones del invento: "sonidos correctos para la instrucción del pueblo". Sejong, nacido en 1397, rey a los 21 años, y erudito hasta su muerte a los 51, juzgó necesario superar las dificultades que la complicada escritura china suponía en su país y decidió que el idioma coreano debía escribirse con un sistema nuevo, simple, fácil de aprender y adaptado a la lengua hablada.

La planificación fue excelente: una escritura estrictamente fonética con un número limitado de letras; estas se agrupan en bloques silábicos que, con un orden preciso, forman grupos claramente identificables. Las sílabas se agrupan para formar las palabras que se separan por espacios. Esto puede parecer evidente pero recordemos que en las escrituras actuales hay de todo: algunas prescinden de las vocales, otras cambian su grafía en función del contexto, en otras el mismo signo puede tener diferentes sonidos o el mismo sonido puede corresponder a diferentes signos. Nada de esto se aplica al hangul.

Por ejemplo, una palabra importada (e internacional), banana, se escribe como su transcripción fonética:

바나나

donde la primera sílaba 바 está formada por la consonante ᄇ equivalente a la b y la vocal ᅡ equivalente a la a. Las dos sílabas siguientes son obviamente iguales, con la consonante ᄂ equivalente a la n y se repite la misma vocal. Este, aunque real, es un caso fácil porque al transcribirse la palabra sin modificaciones, la traducción coincide con la transliteración.

En hangul, las sílabas pueden estar formadas por un mínimo de dos letras (consonante y vocal) y un máximo de cuatro. Por ejemplo, la propia palabra hangul, que denomina al alfabeto en coreano está formada por dos sílabas de tres letras:

한글

La primera es 한 (han), formada por las letras ᄒ, ᅡ y ᄂ y la segunda es 글 (gul), formada por las letras ᄀ, ᅳ y ᄅ, y cuya vocal intermedia ᅳ se transcribe también como eu.

Se observa que las sílabas forman siempre un grupo compacto. También comienzan siempre por una consonante, C, (aunque puede ser la muda ᄋ) seguida de una vocal, V. Si esta vocal tiene forma gráfica vertical se escribe a la derecha de la consonante y debajo si tiene forma horizontal. Si la sílaba tiene más de dos letras, las restantes son consonantes. Es decir, la estructura silábica sólo puede tomar las formas CV, CVC y CVCC donde la primera consonante puede ser muda. Veamos unos pocos ejemplos de sílabas (de aquí):

  • está formada por la consonante k y la vocal ah y se pronuncia Kah
  • está formada por la consonante k y la vocal oh y se pronuncia Koh
  • está formada por ㄷ (t), ah y la consonante final ㄹ (l) y se pronuncia Tahl.
  • está formada por t, oh y l: Tohl.

Esta escritura representa todos los sonidos del idioma y se estructura de una forma sencilla y sin ambigüedades. Posiblemente por eso los estudiantes no tienen dificultades en aprender a leer y a escribir en comparación con chinos y japoneses, cuyas escrituras son de auténtica pesadilla en comparación con el hangul. Recordemos, aunque su relación con esto sea difícil de establecer, que Corea del Sur está en los primeros puestos del Informe Pisa en lectura (2º), ciencia (4º) y resolución de problemas (1º).

Y mientras pasa el día, les deseo a todos 행복한 새해 (seguro que no se escribe así pero la intención es lo que cuenta).

Un diario coreano actual

Notas: En Omniglot puede encontrarse más información sobre el hangul. Yo he usado esta página para escribir y obtener los códigos html correspondientes a las sílabas e incluirlos en este post.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno el artículo. Igual no es tan así. A veces la consonante usada para poner la g de gato es la misma que se lee como la c de casa. Entonces no sabes (si no aparece doblada, que es una posibilidad) si lees kim o guim. Pero eso es parte del entendimiento de ese idioma. Lo mismo pasa con la t, que se usa para d. O la P que se usa para B. En todos los caso se puede doblar (repetir) pero ellos, en su idioma, no lo necesitan para diferenciar la pronunciación. También hay palabras cuya pronunciación no es acorde, por ejemplo, el apellido LI se escribe como ih.

Angel dijo...

En efecto, nada es tan simple ni bueno como podría ser y podríamos sumar algunas complicaciones más. Aún así, la génesis de esta escritura es algo sorprendente y su claridad sigue siendo muy sugerente: ¿por qué las escrituras "naturales" son siempre muchísimo más complejas y ambiguas?

Anónimo dijo...

Llego vía menéame, un buen post, es interesante esto de las lenguas :)

RS dijo...

muy interesante tu comentario, me podrías decir donde aprender coreano en línea por Favor, Ramón

Angel dijo...

rs, no puedo dártela de memoria pero sí confirmarte que hay al menos dos sitios que visité cuando elaboraba este post donde había cursos con material para descargar. Busca con google y suerte.

hobbes dijo...

Buenas tardes.

Sólo queria dar un apunte -que conste que no he acabado de leer todo el artículo, me he quedado con la primera frase-. Sobre el tema de qué escrituras son originales y cuales no, creo que te equivocas cuando dices que sólo la sumeria y la mesoamericana son originales.

Dejando de lado la china -que no conozco-, la escritura jeroglífica egípcia es perfectamente original y en ningún caso una evolución de la cuneiforme.

Se que esta teoria estaba muy extendida hasta hace poco, pero ni por sus características, absolutamente diferentes, ni por la cronologia se puede defender que la egípcia sea una adaptación de la sumeria.

Las primeras manifestaciones de esta escritura -paleta de Narmer, Escorpión, etc.- están fechadas entre el 3300 y el 3000, según el autor, pero hay varios ejemplos anteriores de símbolos que posteriormente tendrán un valor gráfico.

Siento no poder poner fuentes; no tengo tiempo de buscar títulos ni artículos, pero como futurible historiador me duele que siga corriendo ésta teoria que está bastante sinó absolutamente desacreditada. - y que por cierto, no surgió por casualidad-

Angel dijo...

Hobbes, gracias por la información. En las fuentes que consulté figuraba así pero aquí queda tu respuesta. Así el que lo lea tendrá idea de las dos opiniones.
Saludos

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º