26 noviembre 2007

Ecos internacionales

La aparición del tigre chino en Mérida no podía pasar desapercibida para la siensia. Aquí lo tienen. Si lo hubiera contado nadie lo hubiera creído salvo IJ pero claro, con fotos...

Nota 1: Nada ocurre por casualidad. ¿Una abducción? (mía en este caso) ¿Efectos del cambio climático? ¿Una conspiración mesónica? Todo estaba vaticinado por las profecías secretas del Codicilo de Cirilo.

Nota 2: Gracias a Mangas Verdes por avisarme de la portada, sin él no me habría enterado ;-)

2 comentarios:

Bliss dijo...

Efectivamente, esto demuestra la necesidad de documentarlo todo con imágenes. ¿qué sería de nosotros sin tan intrépidos fotógrafos? Este reconocimiento internacional es lo mínimo que mereces, Angel ;-)

Pedro Terán dijo...

Hum, el tigre chino en Mérida...

Ya verás cómo encuentro una forma de que los egipcios lo llevaran allí.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º