17 septiembre 2006

La barbarie

Siempre dejo pasar un tiempo antes de escribir una entrada sobre las cosas realmente importantes que pasan. Esta ocurrió a finales de julio, hace apenas un mes y medio. ¿Se acuerdan de Qana? Es un pueblo de unos 10000 habitantes que está unos 10 km al Sur de Tiro, en Líbano. Un bombardeo de la aviación israelí mató a una treintena de niños. Para este post tenía dos fotos pero se las voy a ahorrar para no estropearles el día. Una era de mi hija durmiendo, la otra de una niña de Qana que parece dormir. Cuando vi esta última me llamó la atención que las posturas eran casi iguales. La diferencia es que Ruth despertará en unos minutos sonriendo, como siempre, mientras que la niña de Qana ya no lo hará. Sus amigos la echarán de menos en la calle y luego, con el tiempo, tal vez la olviden. O tal vez estén también muertos. Yo intentaré no olvidarla. Con el tiempo he guardado una docena de imágenes así en un rincón bien iluminado de mis recuerdos, lo que me ayuda a separar lo importante de lo banal. A veces también me señalan el Norte.
Hay gente que no sabe que las guerras no terminan cuando el bombardeo acaba. Qana volverá a una extraña quietud dentro de semanas o meses. Pero matar niños deja secuelas y será difícil que el padre que lleva el pequeño cadáver de su hija en brazos se quede inmóvil (portada de El País de 31 del julio). Tampoco sus hermanos si han sobrevivido. A lo mejor han matado a una mente brillante, a una escritora lúcida que no tuvo tiempo de saberlo. O tal vez sólo a una niña que pudo ser feliz.

P.S.: para ver la foto de portada de El País del 31 de julio entrar por la Hemeroteca y seleccionar la fecha.

5 comentarios:

In I Go dijo...

Primero lo prosaico: el enlace que has puesto lleva a la edición de hoy de El País.

Lo peor de la situación es que no es un hecho aislado. Lleva repitiéndose, en la zona, desde hace más de 50 años. Y no consigo vislumbrar una solución. Parece una versión del problema "¿qué pasaría si se aplica una fuerza infinita a una masa infinita?" Desde luego, nada bueno.

Angel dijo...

Vaya, funciona mal. Yo quería mostrar la portada de El País del 31 de julio de 2006, donde está la foto en cuestión pero en efecto salta a la de hoy. Para ver esa portada ir a
http://www.elpais.es/archivo/hemeroteca.html
y allí poner la fecha y pulsar "VER".
Gracias por el aviso, ya he modificado la entrada.

poquetacosa dijo...

Hay que rascar muy poco para se agriete y salte la pátina de civilización que cubre lo que, en realidad es un animal cruel, sanguinario y sobre todo codicioso.

No voy a entrar ni a salir en que si israelies que si palestinos. La verdad del cuento es que el pez grande se merienda al pequeño y el fuerte atropella al débil, suele ser así de simple. Pasará el tiempo y se volverán las tornas, siempre ocurre. Parece mentira que precisamente sean los israelíes quienes se muestran más analfabetos a la hora de interpretar la historia y la fuercen con tanta alegría para que se repita. Deberían aprender de sus actos qué ocurre cuando llevas a un pueblo al límite de opresión, con el añadido además de los fanatismos siempre dispuestos a pescar en río revuelto.

Algún día se nos va a ir la mano y nos vamos a ir todos a tomar por culo. Y sinceramente, aunque sea eso una cosa que me joderá sobremanera, no consigo considerarla una mala cosa. Al menos no es nada que no nos estemos buscando desde hace años.

Pido disculpas por mi pesimismo, los domingos por la tarde es lo que tienen.

Saludos.

Hurón dijo...

El ser humano tiene una gran capacidad para olvidar las tragedias, por muy terribles que sean. La necesitamos para no volvernos locos. Pero no deja de ser una actitud muy cruel. No podemos recordar todos los muertos de todas las guerras, pero sí podemos escoger uno: nuestro muertito particular, como ha hecho Angel. Qana es su símbolo de todos los muertos. Recordando a Qana, recordará a todos los que han dejado su vida de esta forma tan absurda.

Angel dijo...

Creo que lo has explicado perfectamente.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º