08 junio 2010

Por qué no iré a la huelga mañana

Un montón de despropósitos
Mañana está convocada huelga del sector público. La convocatoria no me ha llegado a pesar de lo fácil que es en mi universidad enviar correos colectivos. Lo que sí me ha llegado ha sido un correo pintoresco, donde la dirección de mi Centro me dice que es obligatorio que les diga si voy o no a la huelga. Lo curioso es que en dicho Centro hay profesores que ya han desaparecido con el fin de las clases hace una semana. Ellos no darán señales de vida y nadie mirará si están o no porque no hay inspecciones ni siquiera durante el curso. Ante la ausencia de inspección, la dirección del Centro pretende que le hagamos el trabajo.

Por otra parte, los sindicatos convocan esta huelga para los funcionarios pero no para los demás. Otro día convocarán una huelga general que se espera que apoyemos también. Dos días de huelga, cada uno con su sanción ecónomica que es bastante más de lo que cobramos en un día. Dicho de otro modo, se espera que el único colectivo al que se le rebaja el sueldo pierda además el sueldo de esas dos jornadas.
En el día de mañana estamos solos y a los de sanidad, por poner un ejemplo, la gente se les echará encima por cancelar sus citas. En el segundo día, la huelga general será por un cambio en condiciones de contratación o despido laboral. La diferencia está en que nadie nos secundará mañana mientras que si nosotros ignoramos la huelga general seremos unos esquiroles insolidarios. Si hay que hacer huelga ¿qué costaba convocar en una jornada única por toda la pérdida de derechos y remuneraciones incluyendo a los funcionarios, a la congelación de las pensiones y a las nuevas condiciones en los contratos laborales?
Mientras tanto, la universidad no ha definido a quienes implican los servicios mínimos y probablemente algún piquete sindical aparezca mañana en mi despacho para convencerme de lo equivocado de mi decisión. Tendré que explicarles que ellos firmaron un acuerdo con el gobierno a finales del año pasado sobre nuestras condiciones laborales y que aún no han llevado su incumplimiento a los tribunales. Tal vez tendré que decirles que sí, que estoy en huelga, pero a la japonesa, que es más difícil.
Para acabar de aderezar este festival de despropósitos se entera uno que a los jugadores de la selección española de fútbol no solo no les bajan el sueldo sino que las darán más de medio millón de euros a cada uno en el caso de ganar el campeonato. Quinientos cincuenta mil euros es lo que yo ganaré en los próximos veinte años (si no siguen bajándome el sueldo, claro). Quinientos cincuenta mil euros de dinero público (?) además de su sueldo, que no será escaso. ¿Quién ha decidido que eso es lo que debe hacerse con la que está cayendo?

Postdata 1:
Una entrada más sobre el tema: Huelga general, democracia y matemáticas en Ciencia en el XXI.

Postdata 2:
Bien se acabó la cosa, sea a la japonesa o a la latina. Todo me recuerda al estrambote de Cervantes:
Y luego, incontinente,
caló el chapeo, requirió la espada
miró al soslayo, fuese y no hubo nada.
 Ahora vendrá la tontísima guerra de cifras como si eso fuera lo que salva la cara de unos o de otros. Como si la cara de los dos (y de algún convidado de piedra) no debiera estar ya roja de vergüenza.

10 comentarios:

Rubén dijo...

Tránquilo que a los de la selección no les pagamos nosotros. Lo hace la Federación Español con un fondo párticular. El de ingresos por públicidad, amistosos en Azerbajan, etc. Y lo hacen imagino porque si España gana el mundial los ingresos en el apartado públicidad, imagen y representación subiran una barbaridad, y cuanto más alto sea el botín, más fácil es hacer trinque sin que te cojan, y sobre todo que los que verdad generan todo ese beneficio no protesten.

Pero eso sí, a los políticos les encanta llenarse la boca de demagojia barata con estas cosas. Diciendo que si los fútbolistas son unos insolidarios y etc, etc. Que empiecen por bajarse ellos el sueldo. No el de funcionarios del estado, sino el de verdad. La suma de todas las primas, dietas, y restos vitalicios que asciende a más de 15.000€ mensuales para un diputado raso, y luego ya hablamos de a los 23 que se paga con fondos privados.

Jacobo Nipónico dijo...

Es verdad que a los futbolistas no los paga el estado sino la publicidad, pero en cualquier caso, con la que está cayendo, se trata de algo que raya en la obscenidad. Se está dando a la población un mensaje subliminal que se lee así: "El que puede, trinca (futbolistas, bancos, grandes fortunas); el que no (funcionarios, pensionistas), se jode."

Lanarch dijo...

Lo de el dinero no-público para la selección no lo tengo tan claro. Como mínimo hasta hace cuatro o cinco años recibían subveciones, y de hecho se metieron en un lío por no ser capaces de justificar veintitantos kilitos, usados, entre otras cosas, PRECISAMENTE para primas a jugadores.


En cuanto a la huelga, estoy de acuerdo con casi todo lo que dices. En particular, el papel de (casi todos) los sindicatos es indignante desde hace más años de los que soy capaz de recordar. Y el análisis sobre las dos huelgas no solo lo comparto, sino que creo que es algo intencionado.

Aún así yo quería hacer huelga (aunque me han cascado servicios mínimos a última hora, de forma, sospecho, ilegal, pero a estas alturas no me da tiempo de "contraatacar"... culpa mía por no enterarme bien, así espabilo). Y mis motivos son que, si no protestamos ni siquiera por *esto* (la reforma que viene...), no sé ya por qué seremos capaces de montarla.


Esta huelga va a ser un fracaso de mucho cuidado.

Lanarch dijo...

Ah, mi posición viene a ser esta:

http://www.cntvalladolid.es/spip.php?article911

Angel dijo...

Gracias por los comentarios. Lo de los jugadores de fútbol es solo un ejemplo, Desde luego si no sale de las arcas públicas mejor aunque esos sueldos/primas deberían estar prohibidos en una sociedad con un poco de vergüenza.
Lo lamentable es que los mismos argumentos (o la misma confusión) que expongo en este post, incoherente y cabreado, sirve lo mismo para secundar la huelga que para no hacerlo.
El comunicado de la CNT que nos trae Lanarch tiene un trasfondo enorme: es necesario que reflexionemos hacia dónde vamos y en qué nos hemos convertido.
Una huelga de más o de menos no tiene transcendencia pero es necesario hacer esa reflexión y a partir de la razón de de las ideas tomar una posición beligerante. Esta última palabra viene del término latino para "guerra" pero no es necesariamente eso lo necesario sino una labor más callada y continuada: la guerra social se gana con la educación, con un sentido de lo justo que ya no existe en las sociedades acomodadas. A lo mejor esta etapa de vacas flacas sirve, al final, para que reflexionemos un poco.

Anónimo dijo...

Demagogia y más demagogia. Yo pensé que no ibas a la huelga porque lo normal en tiempo de dificultades es apretarse el cinturón y trabajar más y no menos, pero tus razones me parecen bastante patéticas, en especial la referencia a los futbolistas, que no cobran de las arcas públicas...

Angel dijo...

Anónimo, empiezo a cansarme de los que aparecen por aquí sin aportar nada más que descalificaciones. Yo trabajo bastante más allá de mis obligaciones o sea que por ahí pinchas en hueso pero claro, es fácil hablar.
Lo de los futbolistas es un insulto a todos, para tí deberia serlo también, sea dinero público o privado porque ganar partidos es su trabajo y ya cobran mucho más que cualquier ciudadano normal de este país. También son infames los retiros de algunos banqueros, aunque el dinero sea privado. Si no ves eso razona tu posición, no te limites a la frase fácil.

Rubén dijo...

Bueno vayamos por partes, y como justamente dice Angel, aportando cosas.

En el actual sistema económico el valor del trabajo no viene determinado por el tiempo o la dureza del mismo, sino por el beneficio que este genera. Los fútbolistas forman parte de un mercado que (por desgracia) genera un beneficio mucho mayor al de la inversión, por lo que dentro de los margenes de este mercado, los futbolistas reciben unos emolumentos "justos" (que extraño suena eso).

Para mi el gran problema son los miles y miles de políticos de este país, a los que si pagamos todos con el dinero de las arcas públicas. ¿Que beneficio genera exactamente su trabajo? ¿Es lícita la altisima retribución que reciben por su trabajo realizado?

La pregunta que yo me haría iría más allá, refiriendome a la necesidad de un cambio del sistema en sí, pero como lo que buscamos de momento son explicaciones dentro del mismo sistema pues...

Anónimo dijo...

A mí lo que una empresa privada haga con su dinero me la trae al pairo (otra cosa es que luego tengan que dar cuenta de sus descalabros si afectan a terceros: eso pertenece a la responsabilidad de cada cual, individual y societaria). Lo de los banqueros y los futbolistas es pura demagogia. Ganan lo que ganan porque en su actividad generan lo que generan: Cristiano Ronaldo, por ejemplo, gana mucho dinero, pero da de vivir también a mucha gente, porque genera mucha actividad a su alrededor (desde el que mete en las máquinas su camiseta hasta el que la vende en una tienda, desde el que hace transistores hasta el periodista que le hace una foto o una entrevista).

Y no sé por qué me respondes afirmando que tú trabajas más allá de tus obligaciones, cuando yo no he dicho lo contrario ni lo he puesto en duda ni he entrado aquí para discutir contigo sobre el tiempo que dedicas al trabajo. Lo único que dije es que me decepciona que tú razón para no ir a la huelga sea la que ofreces. Que me esperaba otra cosa. Que en mi opinión esta huelga es un disparate, porque la situación en nuestro país no está para huelgas, sino para trabajar todos más (los que tenemos trabajo, claro; los funcionarios a veces se olvidan del privilegio que consiste en tener empleo y sueldo vitalicios).

Angel dijo...

>A mí lo que una empresa privada haga con su dinero me la trae al pairo...
Pues a mí no porque considero que en una sociedad deberíamos tener cierta propensión, cada vez menos de moda, a tener un concepto ético de las cosas y los desequilibrios a veces son muy sangrantes. ¿De verdad crees que si nos le pagaran esos 550000 euros su "producción" caería y sería un descalabro económico? ¿Para quién? ¿No hay forma de invertir ese dinero más justa y eficazmente?
Lo del los banqueros y futbolistas no es demagogia porque significa un reparto muy (MUY) desigual de la riqueza. Es cierto que hay casos peores pero son dos ejemplos. Yo no considero, por otra parte, que la banca produzca nada, solo presta unos servicios cada vez más desregulados y frecuentemente engañosos. Producir no es su misión, solo especular. Pero en fin, son posturas políticas y cada uno tiene la suya.

>no sé por qué me respondes afirmando que tú trabajas más allá de tus obligaciones,
Porque me has dicho literalmente que mi motivo "debería ser" "apretarse el cinturón y trabajar más y no menos" y a estas alturas de mi vida no necesito sermones sobre el trabajo duro. Habla de lo que quieras sobre politicas, éticas, negocios... pero a nivel personal déjame en paz.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º