05 mayo 2008

Llegó el Researcher-ID

Comprendo que muchos no entiendan mi moderado pero real entusiasmo. A los que no se dediquen a esto les pongo brevemente en antecedentes: mi primer apellido es singular, tanto que en el mundo de los investigadores y asimilados no lo comparto con nadie. Con J. Fernández o M. Smith no pasa lo mismo. El resultado es que a la hora de buscar sus publicaciones en lugares especializados, como el ISI Web Of Science, es imposible tener la seguridad de qué han escrito porque se mezclan con cientos de homónimos.

Les comenté hace un tiempo la existencia de una cosa llamada DOI (vean el post Recovecos de Internet) o Digital Object Identifier, un identificador único, público y persistente de cada “objeto” existente en la red. Los DOI se están utilizando para identificar los artículos científicos, de forma que escribir DOI:10.1186/1742-7622-3-15] es referirse al artículo y sólo al artículo:

Tam, Clarence C., 2006, Migration and health: fact, fiction, art, politics, Emerging Themes in Epidemiology, 3:15.

La cosa se pone interesante cuando tecleando

http://dx.doi.org/10.1186/1742-7622-3-15

la International DOI Foundation resuelve el identificador y nos lleva directamente al artículo, con independencia de donde esté publicado.

La novedad es que el Institute for Scientific Information ha creado el equivalente para cada investigador: ya podemos ser identificados univocamente al menos dentro de esa enorme base de datos.

El identificador debe solicitarse mediante la opción MyResearcher-ID que esta en el menú superior de la ISI Web of Knowledge. Tras rellenar unos datos y propocionar una contraseña se recibe un correo de confirmación y el RID bajo la forma X-NNNN-2008 donde X es una letra, N un dígito y 2008 el año de alta.

Posteriormente se podrá acceder a la web Researcher-ID para definir nuestro perfil (áreas de investigación...) y asignar nuestras publicaciones a la ficha (en las que se incluye automáticamente el DOI, el número de citas y en enlace al artículo original). La información puede hacerse pública parcial o totalmente.

Ahora falta que los editores pidan a los autores su RID y lo incluyan en las futuras publicaciones. La ventaja de todo esto es que se avanza en la automatización, transparencia y globalización (con perdón) de las autorías, algo necesario no sólo en la investigación.

3 comentarios:

Anna dijo...

me parece un gran idea! sobretodo para los que tenemos apellidos comunes :)

jesgar dijo...

Efectivamente, gran idea para los que tenemos apellidos comunes. Pero mejpor aún si hubieran previsto que hay gente que publica más allá de la lingua franca que es el inglés y que esas lenguas usan caracteres UTF-8 como pueden ser las tildes y, sobre todo, la Ñ.

Angel dijo...

Yo he renunciado a mis acentos, especialmente el de la A de Ángel. Si se hubiera tomado esta iniciativa desde otro sitio otro gallo nos cantaría pero nada, aquí siempre a remolque.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º