12 mayo 2008

¿Informaron los marcianos a Jonathan Swift?

El misterio misterioso está servido ¿cómo pudo Jonathan Swift saber con "escalofriante" exactitud los parámetros orbitales de los dos satélites de Marte 150 años antes de que se descubrieran?

Hay bastantes referencias en internet sobre esta cuestión por lo que les pondré sólo una, la de Manuel Capella que en su web (impagable) firma un artículo donde nos pone en antecedentes (las cursivas son mías):
A veces basta con contar con los dedos para desmontar una fantasía: Jonathan Swift no sabía nada de los satélites de Marte por mucho que algunos se empeñen en afirmarlo


¿Quién no ha leído (o visto en película) en un momento u otro de su vida, los famosos "Viajes de Gulliver", de Jonathan Swift? Pues bien, esta obra mordaz y profunda de la "literatura infantil", quizás encierre unas informaciones científicas asombrosas. Pero vayamos por partes: oficialmente, los dos satélites del planeta Marte, Deimos y Fobos, fueron descubiertos por el astrónomo norteamericano Asaph Hall en el año 1877. [...] Pero a poco que analicemos, veremos que son descritos en la obra de Jonathan Swift, con sus parámetros exactos, y esto en 1726, o sea, 15O años antes de su "descubrimiento".

En la tercera parte de los "Viajes de Gulliver", se describe los dos satélites de Marte, por boca de su personaje, y da sus coordenadas con una precisión escalofriante: Leemos en el texto de Swift: "Han descubierto (se refiere a los astronautas tripulantes del gigantesco "disco" o "ciudad volante" que secuestraron a Gulliver), dos estrellas interiores o satélites, que giran alrededor de Marte, del que el más próximo se encuentra de su centro a tres veces exactamente de su diámetro y el más alejado a una distancia de cinco veces el mismo diámetro". Diana total. Estas medidas son completamente exactas. Gulliver proporciona muchos más datos, que por falta de espacio vamos a omitir, pero que son tan correctos y precisos como los anteriores. Pero la pregunta que hay que hacerse es ¿cómo llegaron esos datos a Swift?

¿Cómo se resuelve este misterio? ¿Cómo sabía Swift los detalles de las dos lunas de Marte antes de que la ciencia los descubriera? Vamos a confirmar algunos datos a ver si lo del escalofrío se sustenta.

Respecto a los datos que da Swift tenemos suerte porque son explícitos y claros: en el capítulo III de la tercera parte, A voyage to Laputa, Balnibarbi, Luggnagg, Glubbdubdrib, and Japan, se encuentra el párrafo en cuestión que traducido es algo así:

Asimismo han descubierto dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte, de las cuales la interior dista del centro del planeta primario exactamente tres diámetros de éste y la exterior, cinco; la primera hace una revolución cada diez horas y la última cada veintiuna y media; así que los cuadrados de sus periodos están casi en igual proporción que los cubos de su distancia al centro de Marte; lo cual muestra que están gobernados por la misma ley de gravitación de influye sobre los otros cuerpos celestes.

Los "muchos más datos" que menciona la web de don Manuel se refieren a dos: los respectivos periodos de rotación alrededor de Marte. Tenemos, por tanto, 4 datos para contrastar y escalofriarnos (o no): radio de las órbitas y periodos de rotación. Así podremos valorar si a Swift le dieron el chivatazo los marcianos tal como sugiere don Manuel:

Pues bien: las informaciones sobre los satélites de Marte fueron dadas a Gulliver por sus amigos, los tripulantes de la "Isla Voladora". ¿Tripulantes de un Ovni? Y éstos ¿cómo lo sabían? Y por si fuera poco le dijeron a Gulliver que ellos eran marcianos, que venían del "Planeta Rojo". Gulliver (Swift en este caso) tuvo información que "alguien" le hizo llegar. Informaciones que han resultado ser ciertas. La única duda que subsiste es saber quién era ese alguien. ¿Extraterrestres?. ¿Marcianos?

Afirmaciones de Swift (dato necesario: Marte tiene un diámetro de 6794 km):
  • Fobos. La distancia de la órbita a Marte sería de tres veces al diámetro de este: 20382 km. El periodo orbital sería de 10,0 h.
  • Deimos. La distancia de la órbita a Marte sería de cinco veces al diámetro de este: 33970 km. El periodo orbital sería de 21,5 h.
Datos reales:
  • Fobos. La distancia de la órbita a Marte es de 9377 km (46% del "dato" de Swift, DS). El periodo orbital es de 7,6 h (76% del DS).
  • Deimos. La distancia de la órbita a Marte es de 23460 km (69% del DS). El periodo orbital sería de 30,3 h (141% del DS).
Ahora ya podemos responder a la pregunta inicial de ¿cómo pudo Jonathan Swift saber con "escalofriante" exactitud los parámetros orbitales de los dos satélites de Marte 150 años antes de que se descubrieran? Respuesta: no pudo. No lo hizo, ni con "escalofriante" exactitud ni con una razonable aproximación.

Swift acertó, en efecto, en el número lunas (obviemos piadosamente lo de "estrellas menores") pero ni siquiera fue el primero que lo dijo ya que Kepler lo había propuesto un siglo antes. Cierto es que lo hizo basándose en un razonamiento irreal (aunque no descabellado para la época). No se sabe Swift estaba enterado de esto o acertó por casualidad pero cualquiera de estas dos opciones es mucho más verosímil que un ET chivato.

A Swift podemos concederle, por tanto, el mérito de la imaginación y de la crítica social pero no el de tener acceso a misteriosa información privilegiada. Lamentablemente, en un mundo donde la información está al alcance de unos "clicks", los estusiastas de la marcianidad ni siquiera han tenido la curiosidad de buscar los datos reales y contar con los dedos. Pero así funcionan estas cosas.

Nota:

El que quiera curiosear en la publicación original del descubrimiento de ambos satélites marcianos por Asaph Hall puede ver un facsímil aquí (The Observatory, 1(6): 181-185, 1877.

17 comentarios:

Zarate dijo...

Ya sabes, no dejes que la realidad te estropee un buen titular : )

valen dijo...

Muchas gracias por tu colaboración, es mejor para nosotros que pongáis en duda nuestra existencia, es mejor para vosotros también, todavía no estáis preparados.

Anónimo dijo...

@valen ¿Carlos Jesús? Fiuu Fiuuu...

Pedro Terán dijo...

Lo que yo me pregunto es, yendo más allá, por qué, si Jonathan Swift supo perfectamente los datos de los satélites, ahora las fuentes de información dicen que los radios y periodos son los que tú dices, que evidentemente son falsos.

¿Qué interés tienen en que no sepamos dónde están realmente Fobos y Deimos? ¿Habrá bases militares americanas en la cara oculta de Deimos? ¿Se dedican a fabricar allí las sustancias con las que luego nos rocían los chemtrails?

Esto no es casual. Estás metido en la conspiración, ¿verdad?

Angel dijo...

Lo siento Pedro, podría ser así si los datos fueran de la NASA, nido de todas las conspiraciones, pero los datos están sacados de la wikipedia y todo el mundo sabe que lo que la wikipedia dixit va a misa.

Evil Preacher dijo...

¡Vaya hombre! Con las ganas que tenía yo de escalofriarme.
Por otra parte me tranquiliza que las costumbres delirantes de los habitantes de Laputa no estén basadas en las auténticas de los marcianos.

Nevermind dijo...

Y nada mas entrar en el blog de Capella encuentro esto:

"¡Manolo– me preguntó en cierta ocasión reflexionando sobre la existencia de un Dios forjador del Universo- ¿tu crees que una paella se haría por sí sola, por azar, partiendo solo de sus componentes, y dejando transcurrir indefinidamente el tiempo? [...] Si una buena paella no se puede hacer por si sola - añadió- ¿cómo puede haber surgido todo el universo por azar?."

Coño, pues es verdad, lo de la paella es la prueba indiscutible de la existencia de Dios.

Angel dijo...

Ah, la paella, la gran incomprendida, le acabo de pasar el argumento a un amigo que trabaja en genética y lo ha confesado: la ciencia oficial no puede explicar el caso de una paella aleatoria.

Julio dijo...

Hace tiempo tuve esa discusión, y llegué a la conclusión de que Swift simplemente se había basado en Kepler. Sobre todo en la parte que dice que:
los cuadrados de sus periodos están casi en igual proporción que los cubos de su distancia al centro de Marte
...que es exactamente la tercera ley de Kepler.

Realmente, no hay que comprobar 4 datos, sino sólo dos: las distancias. Los tiempos que da Swift los calculó a partir de las distancias que imaginó y las leyes de Kepler. Son los mismos datos que la distancia, pero disfrazados. Si la distancia no coincide, el tiempo tampoco.

Julio dijo...

ejem... me desdigo. Se inventó todos los datos, y sólo se preocupó de que las órbitas y los tiempos guardaran la relación de la tercera ley de Kepler, pero no de que el tiempo de revolución correspondiera a la distancia imaginada.

Anónimo dijo...

Gelín, te lo tienes que hacer mirar. No es normal que sin mezclar medicamentos te de por mirar estas páginas web. Por mucho menos hay padres que ponen "control parental" a sus hijos.
Y sí, es escalofriante, pero la página del señor. ¿Cómo las encuentras? ¿Paseándote por las plantas de psiquiatría?
J

Angel dijo...

Vienen a mí ellas solas, Jesús del Gran Poder, no puedo evitarlo.

Evil Preacher dijo...

Desgraciadamente los malvados ateos han contestado: el "argumentum paellecum" también conocido como "irreductible complexity of paella" es rebatido por Richard Dawkins en su libro El paellero ciego.

Angel dijo...

Muy bueno, recomendaré el libro a los adictos al argumento de la paella y sus variantes :-)

Anónimo dijo...

Nos interesaría reporducir esta nota en alguna de nuestras publicaciones

¿Nos daria su autorización?

Luis R. González
Fundacion Anomalía
www.anomalia.org

Angel dijo...

Por supuesto, la licencia es Creative Commons, puede copiarse, distribuirse y modificarse libremente con el único requisito de introducir la cita de donde viene (así, entre nosotros, incluso esto último me da igual).
Saludos

Zenon dijo...

En respuesta a lo de la paella. Tendré que decir que SI. La paella se formará con “el tiempo”

¿Existe la paella?... Pues, si existe, es claro que se “formó” a partir de los “componentes primigenios” del Universo. Por azar o por las leyes universales. El caso es que está aquí.

Otra cosa será definir cuales son “los componentes” de la paella.

Tengo “casi claro” que es necesario el componente humano, pero…. ¡¡Vete tú a saber!!


Dios es "Caso Aparte"

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º