09 abril 2007

No más flores por favor

Hay flores grandes, pequeñas, olorosas, discretas en su color, llamativas en su forma...
Esta que ven aquí abajo lo tiene todo: grande, olorosa, colorista. Se llama Rafflesia arnoldii y no se les ocurra regalar un ramo de una docena a esa chica tan simpática que les trae de cabeza.

Rafflesia en Lost World Arts, © Karl Lehmann

Primero, tendría que contratar a una empresa de mudanzas porque la flor de Rafflesia pesa entre 7 y 10 kg. Luego tendría que cambiar algún mueble de sitio porque mide casi 1 m de diámetro.
Las Rafflesiáceas son una familia de plantas de los bosques del Sudeste asiático de lo más ahorrativa: no tienen hojas, no tienen raíces, no tienen tallo, no hacen fotosíntesis. Son parásitos que viven como filamentos inmersos en sus hospedadores (unas lianas muy sufridas) y sólo emergen a la superficie para que sus grandes flores se desarrollen.
Su posición taxonómica no se conoce nada bien y aparecen, por si fuera poco, incongruencias que sugieren que parte del genoma del parásito es transferido a las lianas que parasitan, detalle, como ya saben, que me mola un montón (DOI:10.1126/science.1100671). Como puede suponerse su estudio no es fácil debido que la planta (o a lo que se ha reducido) está dentro del hospedador y no es accesible. Pueden hacerse secciones, claro, pero sólo observaremos individuos muertos.
¡Ah! Se me olvidaba la tercera razón para no regalar un ramo: huele, pero no como las rosas. Las flores emanan olor para atraer insectos que sirvan de polinizadores y la Rafflesia ha elegido desprender un intenso olor a carne en putrefacción. Y por lo visto, eso de "intenso" describe bien la realidad. Los polinizadores son varios pero la candidata con más papel en esta pieza es una mosca aficionada a la carroña llamada Chrysomyia megacephala (un asco de bicho).
Como no podía ser de otra forma, Rafflesia fue utilizada como afrodisíaco (¡) en esta zona del Sureste de Asia.
Aunque la primera descripción la hizo P. C. E. Deschamps en 1797, el género fue bautizado en 1822 en un homenaje a Sir Stamford Raffles, gobernador británico que creó el jardín botánico de Buitenzorg en Java en 1811, mientras el nombre específico lo fue para recuerdo del botánico Joseph Arnold.

5 comentarios:

Hurón dijo...

También tenemos plantas de la amilia Rafflesiaceae en Extremadura, como Cytinus hypocistis, que podemos ver en este enlace:

http://www.unex.es/polen/LHB/rosidae/rafflesi.htm

Angel dijo...

No tenia idea y me hace ilusión, aunque esta parece bastante más discreta que su prima mayor.

Por cierto y off-topic: la descripción de las flores en la página web es de las que contribuyen 100% a la botánica difusa. Traducido con un poco de mala uva: flores a veces pequeñas o no, solitarias o no, unisexuales o no...
Me recuerda a las claves de botánica:
opción A: hojas entre 3 y 7 cm
opción B: hojas entre 5 y 9 cm
Y la mia siempre tenía 6 cm :-(

Rafa dijo...

Recientemente ha salido publicado en Science que es muy probable que las rafflesiáceas estén emparentadas con las euforbiáceas (noticia que se ha deformado con el "blog a blog" y se ha llegado a decir que las Rafflesias son euforbiáceas, pero bueno...)

http://www.milenio.com/monterrey/milenio/nota.asp?id=475171

Y me solidarizo con el tema de las claves dicotómicas infernales.

Como siempre, da gusto leer este blog.

Angel dijo...

Sí, la idea del post vino precisamente del artículo de Science que además salió como portada. Sin embargo, el análisis del parentesco entre estos dos grupos me pareció poco claro y decidí no comentarlo aquí y quedarme con la parte biológica más de escaparate. La foto de la portada es bien bonita también:
http://www.sciencemag.org/content/vol315/issue5820/cover.dtl
Saludos

Rafa dijo...

Ya me extrañaba a mí que no te hubieses enterado. No he tenido oportunidad de echar un vistazo al artículo pero es revelador que alguien no se quede muy convencido. Un pequeño defectillo que veo yo en la blogosfera científica es que en general se es poco crítico con la información (y así pasa, como decía, que hay gente que directamente se puso a decir que en realidad las Rafflesias son euforbiáceas, afirmándolo además con total rotundidad).
Muy bonita la foto. Debe ser un "bicho" impresionante.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º