29 abril 2011

Memoria de dos días en cuatro fotos

He estado fuera estos días en una reunión técnica con la gente que hace modelos regionales de cambio climático. Aparte de lo discutido (por cierto, es un placer hablar con los que realmente saben de este tema), tomé algunas fotos como ilustración del viaje. Si hiciéramos esto todos los días, una o dos fotos sobre lo más destacado o característico que vemos o que nos pasa, nuestra memoria no tendría caducidad.

Con el km 0 en Roma, el Imperio construyó una densa telaraña de calzadas de varias decenas de miles de km. Hace unos dos mil años esta vía comunicaba las dos vertientes de la Sierra de Gredos a través del hoy llamado Puerto del Pico.  
Mojón, tal vez medieval, en el Puerto del Pico. Al otro lado hay uno gemelo que señala la distancia a Ávila: 10 leguas. La legua, en este caso, equivaldría a unos 5,6 km.
Ya saben donde ir si buscan y no encuentran. Los hijos divinos son hoy 73 (llegaron a 500 en 1950) y están a apenas 30 km de Ávila.
Tormenta sobre la Sierra de Montánchez.

2 comentarios:

sine cognito dijo...

... nuestra memoria no tendría caducidad ...

Creo -y por eso pedo estar muy equivocado- que la principal misión del cerebro es olvidar. Recordamos aquello que una y otra vez se reaviva, pero queda listo para ser olvidado una vez mas.

Por cierto, tengo ganas de ir a Ávila

Angel dijo...

Desde luego, la mayoría de lo que podríamos recordar es pura rutina o irrelevancia pero ya he comentado alguna vez que las fotos son anclajes en nuestra vida que, además, podemos poner donde queramos. Saludos.

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º