03 agosto 2009

Experimentando con HDR

HDR significa High dynamic range y es una técnica fotográfica que lo mismo puede dar buenos resultados que generar auténticos monumentos al mal gusto. Hay mucha información en internet y yo no estoy, ni de lejos, capacitado para dar lecciones por lo que me limitaré a contarles lo esencial. La idea es que una cámara digital no consigue, por puras limitaciones físicas, registrar adecuadamente todo el rango de reflectancia de una escena con fuertes contrastes de iluminación. Supongamos un interior más bien oscuro donde hay una ventana al exterior. Elegimos un diafragma y jugamos con el tiempo de exposición. Podemos elegir una exposición larga para que nos salga bien el interior poco iluminado pero en este caso la ventana quedará saturada y sin ningún detalle. O bien, elegimos una exposición más corta para evitar ese desagradable efecto pero entonces el interior apenas se adivinará entre las sombras.
Una solución a este problema es tomar varias fotografías con exposiciones diferentes: una sobreexpuesta, una equililbrada y una subexpuesta. En la primera quedarán más o menos bien las sombras, en la segunda los medios tonos y en la tercera las luces.
La técnica HDR es fundir las tres tomas de forma que tengamos lo mejor de todas: las sombras de una, las luces de otra y los medios tonos de la tercera.

El caso es que en este mes de vacaciones que pasaré en Asturias me apetecía experimentar un poco esta y otras técnicas que nunca he usado. Hoy por la tarde me acerqué a uno de los monumentos prerrománicos de Asturias, la Iglesia de Santa Cristina de Lena. Ha sido un día gris, de luz difusa y con algo de bruma. Los resultados del experimento están abajo, a ver si les gustan. Cuando echen un vistazo por ahí verán que la técnica HDR puede dar resultados espectaculares pero en este caso yo perseguía más conseguir una foto que reflejara el objeto en cuestión perdiendo poca información en las iluminaciones extremas: menos espectáculo pero tal vez más realismo. Lógicamente hace falta un trípode sólido porque los tres (o más) fotogramas deben encajar entre sí. Fijado el trípode y elegido el encuadre sólo hace falta medir la luz y tomar la primera imagen. Luego se subexpone y sobreexpone 1.5 diafragmas para las dos siguientes consiguiendo así un efecto no demasiado escandaloso.
Como curiosidad, verán que 4 de las imágenes presentan una distorsión bastante evidente lo cual es debido a que la falta de sitio, incluso en el exterior, me obligó a usar un objetivo de 10 mm de distancia focal. La otra está tomada algo más lejos con un zoom más convencional. La fusión la hice con la versión de prueba de Photomatix.
Aquí he subido imágenes reducidas, aunque pulsando sobre ellas se amplían bastante. Si quieren, pueden descargarlas al tamaño original (1 Mb cada una más o menos) en el enlace de Wikimedia Commons relativo a la Iglesia de Santa Cristina de Lena. o en el álbum de Facebook.





7 comentarios:

copepodo dijo...

Yo creo que te han quedado muy bien. Para los interiores, el uso del HDR está más que justificado. Otra cosa es que estéticamente mucha gente busca determinados efectos con esta técnica. Creo que se abusa un poco de ella (Flick'r y plataformas similares están abarrotadas). Me gustan mucho más las imágenes discretas en las que se ha buscado solucionar el problema de los contrastes que cuando se persiguen efectos "lisérgicos".

Quería comentarte un truquillo que no sé si conoces. Se puede hacer un pseudo-HDR (seguro que un purista no me dejaría llamarle HDR a secas) con imágenes en movimiento o cuando no se tiene trípode tomando la imagen en RAW y haciendo revelados subexpuestos y sobreexpuestos en el ordenador. Después de toman las 3 (ó 5, ó 7) imágenes obtenidas y se componen como un HDR normal. No es lo mismo, pero da el pego. Yo hice unas pruebas con los peces de mi acuario y quedaron muy graciosos.

Dodger dijo...

Pues ha quedado bastante bien no? De esa iglesia tengo muy buenos recuerdos, aprendí lo que era un iconostasio ;-)

Angel dijo...

Copépodo, había leído sobre esa forma de trabajar pero aún no hice ningún ensayo. Probaré en cuanto tenga alguna foto adecuada.
Dodger, aparte del iconostasio (yo también lo aprendi ahí), en mi opinión Santa Cristina tiene el interior más bonito del prerrománico asturiano. A ver si mejoran la señalización para que la peña no se líe para llegar.

Orges dijo...

Qué preciosidad de iglesias, coño!!!

Muy buenas fotos

Saludos

trnc dijo...

a lo mejor no te gusta lo que te voy a decir, pero lo voy a hacer:

las iglesias (templos), son obras de arte

y para colmo la técnica del HDR es perfecta para aumentar su grandiosidad

¡qué le vamos a hacer!

Angel dijo...

Yo opino lo mismo obviamente, una cosa (al arte) no tiene que ver con la otra (que la Conferencia Episcopal me caiga gorda).
De estas iglesias me gusta la sensación de antigüedad (siglo IX) aunque artísticamente no puedan competir con otras más tardías. Por darte un ejemplo, la catedral de Ciudad Rodrigo me dejó pasmado cuando la visité.

Joselez dijo...

Pues me ha dejado pasmado la belleza de la catedral. Como soy bastante lego, ahora sí reconozco, después de ver las fotos, el efecto HDR en muchas fotos que he visto. En tu caso quedan bien, pero he visto algunas muy irreales, y es que la gente abusa de los efectos.

Muy bonitas, saludos

Grab this Widget ~ Blogger Accessories
 
º